BBVA prevé un crecimiento económico del 2,6% este año

Actualizado 13/02/2015 11:48:26 CET

SEVILLA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Observatorio Regional de BBVA Research estima un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en Andalucía del 2,6 por ciento para este año y prevé un incremento sostenido y similar para 2016.

Según dicho estudio, consultado por Europa Press, de cierre del ejercicio 2014, BBVA prevé un incremento del PIB del 1,3 por ciento en la Comunidad.

Asimismo, el informe precisa que los tres sectores que más contribuyen al incremento de la afiliación en Andalucía fueron, en el segundo semestre de 2014, la hostelería, el comercio y reparación de vehículos y administraciones públicas, defensa y Seguridad Social.

Según dicho informe, las perspectivas de crecimiento regional en el primer trimestre de 2015 efectuadas por BBVA apuntan "mayor crecimiento, con heterogeneidad por el impacto de las políticas monetarias y fiscales Unidad de España" y además indican que "se revisan al alza las previsiones de crecimiento de todas las comunidades autónomas".

El informe precisa que "la expectativa de recuperación en la UEM, la caída del precio del petróleo, la depreciación del euro, el distinto ritmo de mejora de la demanda interna y el ajuste fiscal pendiente explican las diferencias en las previsiones".

En línea con la revisión que ha hecho BBVA Research de las previsiones de crecimiento para el promedio de España en 2015, se espera que todas las comunidades autónomas "presenten tasas de variación del PIB por encima de lo esperado hace tres meses y que la recuperación se extienda en cada una de ellas también durante 2016", aunque, en todo caso, "se mantendrá la heterogeneidad observada en años anteriores como consecuencia de varios factores".

Entre estos se pueden mencionar "los cambios estadísticos introducidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) al revisar las series del PIB, la mayor o menor aceleración de la actividad respecto a lo previsto hace tres meses, el distinto impacto que se prevé tengan las políticas fiscal y monetaria y la caída en el precio del petróleo".

Dicho impacto dependerá de características como el nivel de endeudamiento, público y privado, el grado de avance en la reducción del déficit autonómico, la apertura comercial de cada región o la composición sectorial de la oferta en la comunidad en cuestión.

El informe ha recordado que el INE publicó la Contabilidad Regional de España (CRE) con la nueva base del año 2010, para el periodo 2010-2013. Para buena parte de las comunidades autónomas, los cambios "han sido significativos en el nivel del PIB y, además, incluyen modificaciones relevantes en el perfil de comportamiento a lo largo del periodo publicado".

Precisa que, sobre todo, este último factor "condiciona la inercia del PIB y su comparación respecto al nivel de 2013, incorporando un sesgo diferente a la estimación de crecimiento en 2014 de cada comunidad autónoma".

Asimismo, los datos conocidos del comportamiento de la economía en el cuarto trimestre de 2014 "fueron mejores de lo esperado hace tres meses, lo que explica que, para el promedio de España, el crecimiento haya sido una décima superior (1,4 por ciento) de lo que se preveía". La sorpresa positiva de los datos coyunturales fue especialmente relevante en Cataluña y Baleares y se explica por la continuación del buen comportamiento del turismo, mientras que en el lado negativo, sólo la economía asturiana habría presentado cifras por debajo de lo previsto.

INCUMPLIMIENTOS DEL DÉFICIT

Por otro lado, el informe ha indicado que "se percibe que las comunidades están ralentizando el proceso de disminución de sus desequilibrios fiscales, lo que puede condicionar su recuperación a corto plazo o puede afectar a la credibilidad de las administraciones públicas, si se mantiene el incumplimiento".

Ha indicado que, "aunque este efecto ya estaba parcialmente descontado en las previsiones realizadas hace un trimestre, la información publicada por el Ministerio de Hacienda referida al mes de noviembre de 2014 refleja que en ese año el esfuerzo se habría contenido por debajo de lo inicialmente previsto en los planes económico-financieros. Así, después de que el déficit de las comunidades autónomas se situara en 2013 apenas por encima del 1,5 por ciento del PIB --respecto a un objetivo del 1,5 por ciento-- los datos disponibles "reflejan que, en conjunto, el desequilibrio autonómico podría incluso haber empeorado respecto al nivel del año anterior --frente a un objetivo de uno por ciento, lo que supondría, de nuevo, haber pospuesto el necesario ajuste fiscal".

El informe indica que los presupuestos autonómicos plantean, en promedio, una reducción del déficit de tres décimas para el conjunto de las comunidades, acorde con la reducción prevista del déficit desde el uno por ciento del PIB hasta el 0,7 por ciento". Así, según BBVA, "en ausencia de medidas adicionales, la mitad de las comunidades autónomas podrían terminar 2015 con un nuevo incumplimiento en el objetivo de déficit".

El informe ha apuntado que las comunidades que "hayan cumplido con holgura el objetivo, por tanto, dispondrán de un margen adicional para la realización de políticas fiscales expansivas, mientras que las incumplidoras podrían cuando menos seguir presentando un tono contractivo en su política fiscal".

DESIGUALDADES

De esta forma, el informe indica que "la contribución a la reducción del déficit continuaría siendo desigual; y pese a las medidas de control implementadas con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el Fondo de Pago a Proveedores (FPP), durante los últimos dos años las comunidades con historial de incumplimiento no muestran, en líneas generales, un grado de ajuste superior al de aquellas que, habiendo alcanzado la meta en el pasado, se encuentran más cerca del objetivo de déficit".

El informe añade que más aún, pese a que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha planteado la necesidad de "incrementar las medidas de consolidación fiscal, los presupuestos aprobados por las comunidades autónomas plantean un escaso nivel de esfuerzo en 2015".

Así, con la excepción de Cataluña, Baleares y País Vasco, donde no se aplicará la rebaja fiscal del IRPF en el tramo autonómico, en el resto de comunidades, incluyendo alguna de las acogidas al FLA, el IRPF autonómico se reducirá en la misma medida que el IRPF estatal.

Precisa que en algún caso, como en Castilla-La Mancha, esta reducción de la carga fiscal "se aplica en su integridad en 2015, mientras que tanto el Estado como el resto de comunidades autónomas reparten la disminución del impuesto entre este año y el próximo".

Por lo tanto, el informe advierte de que "de no aprobarse medidas adicionales, esto supondrá un entorno diferente para los gobiernos autonómicos, beneficiándose aquellas comunidades que más esfuerzo hayan hecho en los dos últimos años y que ahora tengan la oportunidad de implementar políticas expansivas".

De esta manera, las comunidades que no han implementado la rebaja del IRPF señalan en sus presupuestos que "los ingresos obtenidos por este comportamiento diferencial no se dirigirán a la consolidación fiscal, sino a un aumento del gasto corriente, mientras que las que habían utilizado esta potestad legislativa, en cambio, compensan la rebaja fiscal con un menor incremento de los gastos".

Para leer más