Cabrera descarta que la restitución de las 35 horas en la plantilla de Tussam implique "mermas" en el servicio

Autobús de Tussam
PARTICIPA - Archivo
Publicado 24/10/2018 13:07:58CET

SEVILLA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Juan Carlos Cabrera, ha descartado este miércoles de manera decidida que la restitución de la jornada laboral de 35 horas semanales en la sociedad municipal Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) vaya a implicar "merma" alguna en los servicios, toda vez que al menos uno de los sindicatos de la plantilla había señalado tal posibilidad.

En declaraciones a los medios de comunicación, Cabrera ha expuesto que el Gobierno local socialista tiene en estos momentos "dos objetivos" que alcanzar en Tussam, señalando la recuperación de la laboral de 35 horas semanales y que tal extremo no cause una "merma sobre los servicios" de la empresa municipal de transportes. Sobre todo porque, según ha defendido, los servicios de Tussam han "ido a más" en los últimos tiempos, con medidas como la creación de la nueva Línea Norte, que conecta expresamente Pino Montano con el Prado de San Sebastián.

"El crecimiento de la empresa es notable", ha manifestado, exponiendo que la recuperación de la laboral de 35 horas semanales en la plantilla de Tussam, aprobada por el pleno del Ayuntamiento merced a una moción promovida a tal efecto, "no puede repercutir" en los servicios públicos, lo que le ha llevado a descartar directamente cualquier "merma" en la materia.

La mencionada moción fue aprobada por unanimidad, al poco tiempo de que el Ayuntamiento firmase con los sindicatos municipales la recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales en el Consistorio en exclusiva a partir del 1 de noviembre.

Respecto a esta moción media un informe de la Intervención General del Ayuntamiento, que recuerda que las propuestas y mociones de los grupos políticos, como ésta referida a Tussam, no pueden "considerarse actos administrativos dictados por el órgano competente siguiendo el procedimiento legalmente establecido que gocen de ejecutividad", con lo que la aprobación de dicha moción sólo "determina la voluntad de la Corporación para el inicio de las actuaciones administrativas que culminen con la adopción del acuerdo por el órgano competente, previa instrucción del procedimiento legalmente establecido".

LOS PGE

Además, la intervención expone en este informe recogido por Europa Press que la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 subordina a una serie de condiciones la autorización a las administraciones para que establezcan calendarios laborales al margen del promedio semanal de 37,5 horas.

En concreto, uno de estos requisitos reclama que la autorización de jornada no derive en una superación del límite del ocho por ciento estipulado para la temporalidad en el empleo público respecto a las plazas de naturaleza estructural, mientras otro ciñe los calendarios laborales al margen de las 37,5 horas semanales al necesario cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto.

Al respecto, la Intervención avisa de que "dicha autorización requiere un expediente en el que se acredite el cumplimiento de los condicionantes exigidos por la norma" y, "al no haberse instruido expediente no consta informe relativo al alcance de la modificación de la jornada objeto de autorización en relación a los acuerdos de negociación colectiva adoptados", por lo que no quedaba acreditado el cumplimiento de los dos requisitos descritos.

La Intervención señala además que la autorización de la jornada de 35 horas semanales en Tussam necesita que "se acredite la existencia de consignación presupuestaria", sin que se considere "que se hayan venido devengando con carácter retroactivo retribuciones adicionales de ningún tipo, particularmente horas extraordinarias, como consecuencia del acuerdo de determinación de jornada".

EL AVISO DE LA INTERVENCIÓN

Dado el caso, la Intervención concluía que el citado acuerdo plenario "no puede considerarse un acto dictado por el órgano competente siguiendo el procedimiento legalmente establecido que goce del privilegio de ejecutividad", toda vez que "no puede adoptarse acuerdo válido de autorización de modificación de jornada hasta que no se acredite el cumplimiento de los requisitos exigidos" por los PGE, "previa consignación presupuestaria y sin que su aprobación implique en ningún caso el devengo con carácter retroactivo de retribuciones adicionales de ningún tipo, particularmente horas extraordinarias".

Después de ser emitido dicho informe, el Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte (Sitt), que preside el comité de empresa de Tussam, difundía una circular en la que aseguraba que la dirección de la empresa estaría dispuesta a aplicar de modo efectivo la jornada laboral de 35 horas a partir del 1 de noviembre, con el añadido de que "debido a las limitaciones legales para contratar a más personal, en principio la aplicación de la jornada será mediante recorte en el servicio que se presta", si bien Juan Carlos Cabrera descarta cualquier "merma" de servicios.