Publicado 17/12/2021 17:29CET

El cartel de la XXIII Bienal de Flamenco de Sevilla rememora en clave femenina una fotografía tomada por Colita en 1969

Presentación del cartel de la XXIII edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla
Presentación del cartel de la XXIII edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla - AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

SEVILLA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Bienal de Flamenco de Sevilla ha presentado este viernes el cartel de su XXII edición, que rememora en clave femenina una fotografía tomada por Colita a finales de la década de los sesenta con cuatro artistas flamencos en un bar sevillano. En esta ocasión, son las bailaoras Manuela Carrasco, Eva Yerbabuena, Patricia Guerrero y María Moreno, representantes de etapas diferentes en el baile, las protagonistas de la instantánea.

Durante la presentación del cartel en el Centro Cerámica situado en el Distrito Triana --sede de la Bienal--, el concejal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha puesto de relieve la cultura como "pieza irrenunciable del modelo de ciudad, de la imagen que compartimos quienes vivimos en Sevilla y de la que proyectamos al exterior". "El Ayuntamiento va a seguir trabajando haciendo de la cultura una prioridad durante todo el año", ha añadido.

Según ha recogido el Consistorio hispalense en un comunicado, Muñoz se ha referido al flamenco como "nuestro mayor bien patrimonial" y a la Bienal como "nuestro mayor emblema cultural y el gran referente del flamenco a nivel mundial". "Abrimos en esta edición una nueva etapa con Chema Blanco como director", ha explicado, señalando como objetivo fundamental "lograr de nuevo ese equilibrio entre tradición y modernidad que ha hecho grande a la Bienal a lo largo de su historia".

Por su parte, Blanco se ha referido al cartel de la próxima edición, detallando que quiso que fuera Colita para que, "a través de una fotógrafa andaluza seleccionada por ella, reinterpretara con un objetivo de cámara del siglo XXI esta foto que se hizo a final de los sesenta". "Estamos, de esta forma, revisando la tradición en el presente para presentarla en el futuro más inmediato", ha apostillado.

La ya clásica imagen fotografiada por Colita en el bar del Pinto con Antonio Mairena, con Tomás Torres, Chocolate y Pepe Pinto forma parte de la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Fue realizada en 1969 contando con una copia posterior en 2011. La técnica utilizada fue clorobromuro de plata virado al oro sobre papel.

La maestra Colita ha elegido a la fotógrafa Antonia Moreno para reinterpretar y revisar su mítica foto, que también plantea en la imagen discursos en torno al flamenco elevando a la mujer como protagonista de la revolución flamenca más actual.

Colita desempeña una función principal en este trabajo y propicia, con su "complicidad y madrinazgo", la recreación de aquella escena en el bar del Pinto en Sevilla. Por su parte, Moreno aporta "la frescura y el toque más contemporáneo" a la escena.

Al respecto, Colita ha manifestado que "visionado todo, lo que más me gusta es el trabajo de Antonia Moreno", puesto que "aporta diferencia, gran calidad, modernidad y personalidad, lo considero una apuesta por la diferencia y sé que hará un trabajo impecable y original".

El trabajo colaborativo del diseñador Jacobo Carmona enmarca la grafía de la obra e inserta en ella el concepto gráfico necesario para ser considerado cartel oficial de la edición de 2022 de la Bienal de Flamenco de Sevilla, una edición que también ha presentado fechas y que se desarrollará del 8 de septiembre al 1 de octubre.

Antonia Moreno se formó en fotografía artística y cursó estudios superiores en la escuela de Arte de Algeciras y en el Laboratorio de Imagen Fotográfica de Jerez de la Frontera. Ha realizado talleres y clases magistrales con fotógrafos nacionales como García Rodero o García-Álix.

Con una ayuda a la investigación cursó un Master en Madrid y en 2017 fue seleccionada para participar en PhotoEspaña con la muestra 'Un cierto panorama-reciente fotografía de autor en España' en el que participa con un proyecto llamado Ámbar. Su currículum está "plagado" de exposiciones tanto colectivas como individuales y de premios y distinciones como el de Beca Iniciarte o el obtenido en el Map11 European Photo Contest 2011.

La fotógrafa ha subrayado que esta oportunidad "ha sido un sueño, un viaje, un reto y la enorme responsabilidad de no defraudar a mi mentora, la maestra Colita, que ha sido la persona que ha puesto su mirada en la mía y ha apostado por ella, pero también la responsabilidad de representar y dignificar el mundo del flamenco, la Bienal de Flamenco y la ciudad de Sevilla, y lo más importante, poner en una posición especial a la mujer-artista, a la mujer-bailaora que siempre ha sido muy valiente".

Por su parte, Isabel Steva, Colita, estudió hasta los 17 años en el colegio Sagrado Corazón, y tras acabar el preuniversitario de Letras, se trasladó un año a París para estudiar Civilización Francesa en la Universidad de la Sorbona. A su vuelta conoció a fotógrafos como Oriol Maspons, Julio Ubiña y Xavier Miserachs.

En 1962 trabaja en la película 'Los Tarantos' y entabló amistad con la bailaora Carmen Amaya, a través de la cual se aficionó al arte flamenco. Fotografió a Antonio Gades y a La Chunga, y trabajó también en Fotogramas, Telexpres, Mundo Diario o Destino. Se especializó en retratos y es considerada como la fotógrafa de la denominada 'Gauche Divine' por profesionales, intelectuales y artistas. Su "larga y fructífera" trayectoria le ha llevado a realizar campañas de prensa y promoción, portadas de discos, entre otros.

Colita ha realizado decenas de exposiciones y tiene publicados más de 30 libros de fotografía. Su obra figura en la colección del Museu Nacional D'Art de Catalunya (MNAC) y parte de ella está depositada en el Arxiu Nacional de Catalunya, en el Arxiu Municipal de Barcelona, en el Institut del Teatre, la Fundació Campalans, la Fundació Brossa y la Filmoteca de Catalunya. También en la colección del Museo Nacional de Arte de Cataluña y en la colección permanente del Museo Reina Sofía.

UNA EXPOSICIÓN INÉDITA DEL FLAMENCO MÁS CABAL

La Bienal de Flamenco contará con una exposición antológica que brindará la posibilidad de contemplar fotografías inéditas que quedaron guardadas en el archivo "más personal" de la artista y que "desempolva para este importante acontecimiento".

La muestra, que formará parte de las actividades complementarias que se desarrollarán en la Bienal, contendrá un buen número de instantáneas que recogen gestos, rostros y espacios ligados al flamenco en los que Colita recreó el ambiente que se vivía en estos momentos y que quedan para la historia de este arte universal.

'SOLEARES DE PASO' EN LAS CALLES DE SEVILLA

Por otro lado, la Bienal de Flamenco se une al programa de actividades navideñas Alumbra con una intervención de 'street marketing' artística, comisariada por la periodista, gestora cultural y miembro del grupo motor de la Bienal, Sara Arguijo.

Esta iniciativa, enmarcada en el proyecto 'Pellizca la Navidad' llenará doce enclaves de la ciudad de las letras de soleá escritas por la poeta Carmen Camacho estampadas en el pavimento.

Su objetivo es promover la reflexión sobre "cómo el flamenco, en su concepción más abierta y plural, inocula esta ciudad para removerla, conmoverla, agitarla, entusiasmarla, incomodarla o excitarla".

Estas soleares "han cobrado vida y movimiento" en la Plaza del Altozano gracias a la bailaora Lucía 'La Piñona', el cantaor Jesús Corbacho y el guitarrista David Caro, que han interpretado estas letras en una emotiva pieza performática formando parte de la amplia oferta cultural navideña que ofrece Sevilla.