Publicado 17/11/2015 20:19CET

Catalá valora que el caso ERE, con personas "destacadas" implicadas, "demuestra que la justicia es igual para todos"

Rafael Catalá
EUROPA PRESS

SEVILLA, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha expresado este martes su "máximo respeto" a la decisión de la juez María Núñez Bolaños, que investiga el caso de los ERE irregulares, de incoar diligencias previas para continuar la instrucción de forma separada del procedimiento específico por el que se concedieron las ayudas e incluir dentro de esta pieza separada a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y a otros 50 altos cargos, aunque ha destacado que este caso "demuestra que la justicia es igual para todos".

En declaraciones a los periodistas tras entregar en Sevilla condecoraciones de la Orden de San Raimundo de Peñafort a siete profesionales de la Justicia, Catalá ha subrayado su "máximo respeto a la actuación de la justicia independiente y profesional que tenemos en España" y ha dicho que esta decisión demuestra "el funcionamiento normal de las instituciones" dentro de una causa "tan compleja, con una instrucción tan larga, con tantas vicisitudes".

"La justicia, en ocasiones, tiene unos tiempos lentos, pero en todo caso tenemos que tener todos los ciudadanos la seguridad de que en España funciona el Estado de Derecho, funciona la justicia independiente, que cada día hace su trabajo servida por 5.500 jueces y 2.500 fiscales", ha puesto de manifiesto el ministro del ramo.

De este modo, Catalá ha opinado que el auto dictado por la juez Núñez "es una noticia más de un sumario muy singular, especial y complejo", donde "están implicadas personas destacadas", lo que "demuestra también que la justicia es igual para todos con independencia de la circunstancia política, social, económica o institucional". "La justicia funciona con eficacia y con independencia todos los días en España", ha subrayado.

El ministro, asimismo, se ha referido a las declaraciones efectuadas el pasado jueves por la juez Mercedes Alaya al recoger en Madrid el Premio Jurista del Año 2015 que le ha concedido la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, donde criticó que la Junta le puso "todas las trabas del mundo" cuando estaba instruyendo algunos de los casos de corrupción más conocidos en Andalucía, como los ERE fraudulentos.

"Esas declaraciones son de una juez que ha tenido un trabajo muy complejo, con un sumario muy voluminoso, con una conjunción de imputados, de investigación muy larga", ha aseverado el ministro de Justicia, quien ha considerado "inadecuado" opinar sobre si "los medios que la Junta pone a disposición de los jueces son o los adecuados; seguramente la Junta, el consejero, tengan más información que yo".

Catalá ha indicado que, en el ámbito del Ministerio de Justicia, "muchas veces tenemos demandas de equipos de refuerzo o de dotar de mejores medios materiales o informáticos", y ha dicho que "contar con el mejor equipo humano y técnico para hacer mejor su trabajo" constituye "una demanda muy habitual de todos los jueces".

"Entiendo que por ahí iba el planteamiento de Mercedes Alaya, de plantear que siempre hacen falta más medios técnicos, más funcionarios de apoyo, y me imagino que ese es el sentido de su planteamiento", ha opinado el ministro, que también ha aludido al hecho de que Alaya criticara que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) "manda al abismo la independencia judicial".

Esta reforma, según ha explicado, "tiene un objetivo fundamental, que es agilizar la justicia, y precisamente en este caso es un buen ejemplo de lo que no debería ser la justicia penal".

Para leer más