Actualizado 03/03/2021 13:16 CET

Condenado a seis meses de cárcel por allanar la vivienda de su exesposa en El Saucejo (Sevilla)

Archivo - Sevilla.-Tribunales.-Condenado a dos años y medio de cárcel por allanar dos viviendas y lesionar a cuatro agentes
Archivo - Sevilla.-Tribunales.-Condenado a dos años y medio de cárcel por allanar dos viviendas y lesionar a cuatro agentes - EUROPA PRESS - Archivo

la vista oral no se celebrará tras la conformidad alcanzada entre las partes

SEVILLA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a seis meses de cárcel a un hombre acusado de allanar en el mes de noviembre de 2019 la vivienda de su exesposa en la localidad de El Saucejo.

El acusado iba a ser enjuiciado por un jurado popular, pero la vista oral no se celebrará finalmente tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre la Fiscalía, la acusación particular ejercida por la víctima, la defensa y el propio investigado, que ha sido condenado a seis meses de prisión y la prohibición de comunicarse y aproximarse a menos de 200 metros de su expareja durante un año y seis meses, según informa el TSJA en un comunicado.

En este sentido, la Audiencia acuerda la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad impuesta por un plazo de dos años, aunque dicha suspensión se podrá revocar si el condenado volviera a delinquir durante el plazo fijado. Para acordar dicha suspensión, la Audiencia tiene en cuenta "que se trata de un delincuente primario; que la pena impuesta no excede de dos años de privación de libertad; que no existen responsabilidades civiles, y que no consta información alguna que aconseje su denegación".

Por estricta conformidad de las partes personadas en este procedimiento, la Audiencia Provincial considera probado que los hechos tuvieron lugar sobre las 23,30 horas del día 9 de noviembre de 2019, cuando el acusado se personó en el domicilio de su exesposa y llamó varias veces al timbre.

"Como quiera" que la víctima no le abrió, el acusado saltó al patio de la vivienda a través de los tejados de las casas colindantes y, "sin la anuencia" de su expareja, accedió al interior del inmueble, donde permaneció hasta que, poco después, llegó el padre de su exesposa "tras una llamada de auxilio de su hija".