Publicado 26/01/2021 14:39CET

Condenado a tres años el vecino de La Puebla (Sevilla) sorprendido con un fusil de guerra Cetme y 316 balas

Militares españoles con el actual fusil de asalto del Ejército, el G36
Militares españoles con el actual fusil de asalto del Ejército, el G36 - María José López - Europa Press - Archivo

El acusado reconoce los hechos tras un acuerdo entre su defensa y la Fiscalía, que reclamaba inicialmente 12 años de prisión para él

SEVILLA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Alejandro J.R., el vecino de La Puebla del Río (Sevilla) en cuyo domicilio fueron descubiertos 526 gramos cannabis, aproximadamente 133 gramos de cocaína, unos 4,5 gramos de heroína y un fusil de guerra Cetme "en correcto estado de funcionamiento", junto con 316 cartuchos también "en buen estado de conservación" para su uso; ha aceptado una condena de tres años de cárcel y una multa de 21.500 euros en el juicio celebrado en su contra este martes por la Sección Séptima de la Audiencia provincial, resuelto mediante un acuerdo de conformidad entre la Fiscalía y la defensa.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, fruto del mencionado acuerdo entre la Fiscalía y la defensa del acusado, el mismo ha aceptado dos años de cárcel y una multa de 21.500 euros por un delito contra la salud pública y un año más de cárcel por el delito de depósito de armas de guerra, pesando la agravante de reincidencia y siendo incorporada la atenuante de drogadicción.

En el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, se detalla que a primera hora del 4 de agosto de 2017, el acusado, de 33 años de edad e identificado como Alejandro J.R., "tuvo un altercado con dos jóvenes" en las inmediaciones de la calle Palmar de La Puebla del Río, interviniendo la Policía Local.

EL CONTENIDO DE LA VIVIENDA

Los agentes, según la Fiscalía, conminaron a Alejandro J.R. a identificarse, ante lo cual el aludido "condujo" a los policías a su domicilio para recoger allí su documentación y, al llegar a la vivienda, "autorizó" a los efectivos a entrar en la misma.

Una vez dentro de la vivienda, según narra el Ministerio Público, los agentes se percataron de que Alejandro J.R. tenía allí "numerosas dosis de sustancias estupefacientes preparadas para la venta a terceros", ante lo cual arrestaron al acusado y dieron cuenta de lo sucedido al juzgado de guardia.

El registro de la vivienda, acometido ese mismo día, deparó el hallazgo de 441 gramos de resina de cannabis divididos en tabletas, 85 gramos de cannabis, aproximadamente 133 gramos de cocaína divididos en diversos envoltorios, unos 4,5 gramos de heroína e instrumentos relacionados con la preparación de las dosis de estupefacientes de cara a su venta, como dos balanzas de precisión u hojas metálicas de corte.

En total, las sustancias estupefacientes intervenidas en la vivienda habrían alcanzado un valor calculado de 21.590 euros en el mercado ilícito.

"OCULTO" UN FUSIL DE ASALTO

Pero eso no es todo, porque los agentes descubrieron en el registro que "en lo alto del mueble del salón" de la vivienda había "oculto" un fusil de asalto modelo Cetme, un "arma de guerra prohibida" a la ciudadanía incorporada desde los años 50 del siglo XX por el Ejército Español hasta constituir el fusil estándar entre sus tropas.

El ejemplar localizado en la vivienda, según la Fiscalía, estaba "en correcto estado de funcionamiento", contando con su correspondiente cargador metálico y 316 cartuchos, "todos ellos en buen estado de conservación y funcionamiento".

Dado el caso, la Fiscalía detectaba un presunto delito de tráfico de drogas por el que inicialmente reclamaba para el acusado seis años de cárcel y una multa de 64.770 euros, con la agravante de reincidencia al haber sido ya condenado en enero de 2017 por ese mismo delito, así como un delito de depósito de armas de guerra por el que pedía otros seis años más de cárcel.

Para leer más