Publicado 06/02/2020 17:20

Condenan a un preso en Sevilla a siete meses de cárcel por resistencia a funcionario pero no por lesionarlo

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla.
Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla. - EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un hombre, que se encontraba preso en el Centro Penitenciario de Sevilla, a siete meses de cárcel por un delito de resistencia a agente de la autoridad tras provocar una pelea y herir hasta cinco funcionarios, teniendo que ser uno de ellos operado por graves lesiones en un brazo tras la romperle parcialmente el tendón del bíceps braquial. No obstante, absuelve al acusado de los delitos de atentado y lesiones, por los que venía siendo acusado.

Durante el juicio los internos, a los que supuestamente también agredió según la Fiscalía, declararon durante el juicio no recordar nada de lo que ocurrió y no reclamaron ninguna indemnización por las lesiones, mientras que los funcionarios sí relataron cómo se produjo la pelea que provocó este interno, para el que la Fiscalía pedía ocho años de prisión.

De hecho, según reza en la sentencia, remitida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), a la que ha tenido acceso Europa Press, el condenado, quien aseguró en el juicio que "no quería hacerle daño", tendrá que indemnizar al funcionario que hirió con más gravedad casi 10.000 euros por las lesiones y las secuelas.

En la vista oral, este funcionario señaló que sufrió un tirón en el brazo y resultó herido con la rotura parcial del tendón del bíceps braquial, motivo por el que tuvo que ser operado y tenerlo inmovilizado en cabestrillo durante más de 70 días--, así como que, tras ser avisado del altercado, se acercó al módulo y le dijo un compañero que tenía "un objeto punzante y era un bolígrafo", momento en el que lo reducen y en el forcejeo le partió el bíceps "al dar patadas y manotazos para zafarse".

Al respecto, el tribunal ha considerado probado que sobre las 8,20 horas del día 6 de mayo de 2017 este hombre, de 31 años cuando ocurrieron los hechos, se enzarzó en una discusión con dos internos de la celda número ocho y agredió a un tercero agarrándolo por el cuello cuando portaba un objeto punzante, que le fue intervenido por otro de los funcionarios.

El mismo intentó reducir al acusado que "se mostraba agresivo y nervioso y junto" a otro compañero e intentaron llevarlo al fondo del pasillo, un trayecto en el que este hombre golpeó a otro interno e hizo que se desmayara, mientras que empujaba a los funcionarios.

Una vez en el fondo del pasillo, los funcionarios lograron arrebatarle un bolígrafo que llevaba en la mano y al inmovilizarlo con las esposas, el funcionario herido más gravemente resultó lesionado.

Según recoge la sentencia, los internos y los otros dos funcionarios resultaron heridos con policontusiones y con heridas punzantes superficiales en el abdomen uno de ellos, pero los internos aseguraron que no recordaban los hechos durante el juicio y no reclamaron indemnizaciones mientras los agentes sí lo hicieron y oscilan entre los 30 y 90 euros.

Durante el juicio, el ahora condenado señaló que agredió a los funcionarios en defensa propia al notar que le "faltaba el aire", así como que llevaba en la mano un bolígrafo pero ningún objeto punzante y que "no tenía intención de hacer daño".

Sobre la pelea, precisó que se debió a que su familia le había mandado 200 euros a través de los familiares de otro preso y este no le entregaba el dinero.

Más información