La Confederación Española de Familias de Personas Sordas se reúne mañana con representantes políticos andaluces

Actualizado 29/01/2007 19:47:24 CET

Pedirá el seguimiento del Programa de Detección Precoz de Sorderas Infantiles y medios económicos para la Ley de Lengua de Signos

SEVILLA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (Fiapas), Mª Luz Sanz, y el vicepresidente de la Federación Andaluza de Padres de Alumnos Sordos (Fapas), José Manuel Jiménez, se reúnen mañana con representantes de la Junta de Andalucía, PP e IU con el objetivo de exponer a las fuerzas políticas de la Comunidad las principales preocupaciones y demandas que afectan a los niños con discapacidad auditiva y a sus familias.

La ronda de reuniones comenzará a las 12.00 horas en la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, donde la directora general de Personas con Discapacidad de la Junta de Andalucía, Aurelia Calzada, recibirá a los miembros de Fiapas y de Fapas. Posteriormente, a las 13.00 horas acudirán al Parlamento andaluz para mantener un encuentro con el parlamentario del PP Rafael Salas. En el mismo lugar, a las 17.00 horas se reunirán con el parlamentario de IU Pedro Vaquero.

En declaraciones a Europa Press, Jiménez precisó que las principales peticiones que formularán a los representantes políticos serán la dotación de medios económicos para el proyecto de Ley de Lengua de Signos y Medios de Apoyo a la Comunicación Oral y el seguimiento del Programa de Detección Precoz de Sorderas Infantiles, aprobado por el Consejo Interterritorial de Salud en 2003, así como también su adecuación a los estándares de calidad establecidos.

Igualmente, desde Fiapas y Fapas se pedirá, entre otras medidas, la atención temprana a los niños con discapacidad auditiva, a través de profesionales especializados y debidamente titulados; la libertad de elección por parte de los padres de la lengua de aprendizaje y la modalidad educativa que desean para sus hijos con discapacidad auditiva y los medios de apoyo a la comunicación oral para garantizar el acceso al conocimiento, la información y la comunicación.

Por su parte, Sanz incidió en que, debido al aumento de personas sordas que en los últimos años cursan estudios universitarios, ambas organizaciones solicitarán a las autoridades andaluzas que cubran los recursos educativos que éstas necesitan, así como que también establezcan qué tipo de formación debe tener el profesorado.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Andalucía hay cerca de 145.000 personas con discapacidad auditiva y se estima que cada año nacen alrededor de 500 niños afectados por la misma, de los cuales casi un centenar serán sordos profundos.