Una cooperativa de Sevilla acoge una planta piloto para aumentar la sostenibilidad de la producción de aceituna de mesa

Planta piloto para aumentar la sostenibilidad de la aceituna de mesa
COOPERATIVA NUESTRA SEÑORA DE LAS VIRTUDES
Publicado 31/10/2018 14:13:35CET

SEVILLA, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

La cooperativa agraria Nuestra Señora de las Virtudes, de La Puebla de Cazalla (Sevilla), acogerá la planta piloto del proyecto 'Life Solieva', para aumentar la eficiencia del uso de recursos en el proceso de producción de aceitunas de mesa y disminuir el impacto ambiental del sector, contribuyendo a la implementación de la estrategia de economía circular de la Comisión Europea (CE), mediante la recuperación de "un gran porcentaje" de agua, reactivos y compuestos orgánicos, como los polifenoles.

Según ha explicado en una nota el responsable de la línea de Ecología Industrial de la unidad de Sostenibilidad del centro tecnológico Eurecat-CTM, Frederic Clarens, la iniciativa "es de gran importancia para la industria de producción de aceitunas de mesa", ya que solucionará la "principal problemática ambiental" del sector, asociada a la gestión de las salmueras que genera, y que actualmente se envían a balsas de evaporación. De hecho, se calcula que se produce medio litro de salmuera por cada kilogramo de aceitunas.

De este modo, el proyecto permitirá demostrar a escala piloto un innovador sistema de tratamiento para estas salmueras, que combinará varias tecnologías de membranas y evaporación solar.

En este sentido, con las estimaciones de Eurecat-CTM, se calcula que el nuevo sistema de tratamiento permitirá reducir hasta un 60 por ciento de las emisiones de CO2 y rebajar hasta el 95 por ciento las salmueras a gestionar. Además, hará posible recuperar un 65 por ciento de agua que podrá ser reutilizada dentro del proceso productivo y un 40 por ciento de reactivos, utilizados en la producción de aceitunas de mesa.

Asimismo, se podrán recuperar hasta un 50 por ciento de los compuestos orgánicos de valor presentes en el agua residual, como los polifenoles, que son "altamente contaminantes" para el medio ambiente pero tienen "un gran poder" antioxidante que los hace de "gran interés" para la industria agroalimentaria.

Según la coordinadora del proyecto, Sandra Meca, "el nuevo proceso no sólo tendrá un gran impacto en el sector del olivar, sino también en el alimentario en general", ya que "tiene un gran potencial para ser implementado, principalmente por las empresas de conservas, y se transferirá la tecnología a otros países productores de aceitunas de mesa como Grecia e Italia".

El proyecto, que tiene el apoyo económico de la Comisión Europea a través del programa LIFE, tiene un presupuesto total de 2.018.362 euros y durará tres años y tres meses. Además, cuenta con la participación de Técnica y Proyectos S.A (Typsa), el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva (CTC), la cooperativa Nuestra Señora de las Virtudes, Panhellic
Association of Table Aceitunas Processors Packers and Exporters (Pemete) y la Fundación Citoliva.

Contador