Actualizado 18/02/2012 23:09 CET

Cospedal fortalece su posición en la dirección del PP, donde coloca a cinco personas de su confianza

Floriano elegido 'numero tres' del partido como "solución salomónica" y Pons pierde poder al dejar Comunicación

Los ministros sólo ocupan vocalías, Ignacio González vuelve a la Ejecutiva y Cobo, mano derecha de Gallardón, será secretario ejecutivo

SEVILLA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, sale muy fortalecida del XVII Congreso Nacional de Sevilla, ya que ha colocado al menos a cinco personas de su confianza y vinculadas a Castilla-La Mancha en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular. Asimismo, se reserva para ella la portavocía y la comunicación del partido.

En concreto, Cospedal ha situado en el nuevo organigrama a José María Beneyto, diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha, que será coordinador de Estudios; y Vicente Tirado, actual presidente de las Cortes en esa comunidad, que se encargará de la secretaría Ejecutiva de Electoral. Asimismo, dos miembros de su Gobierno ocuparán sendas secretarías sectoriales: José Ignacio Echániz (consejero de Sanidad) que será secretario de Sanidad y Asuntos Sociales; y Marisa Soriano (consejera de Agricultura), que será secretaria de Agricultura y Medio Ambiente.

Además, la hasta hace poco jefa de gabinete de Cospedal, diputada en el Congreso y actual alcaldesa de Tarancón (Cuenca), María Jesús Bonilla, será secretaria del Comité Electora Nacional, un órgano que presidirá la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. Algunos dirigentes del PP en Castilla-La Mancha indicaron a Europa Press que la elección de Camacho es también un éxito de la secretaria general del partido, dada la buena relación que hay entre ambas.

Sánchez-Camacho, que sustituye a Arias Cañete en el órgano que aprueba las listas, ha destacado que es la primera vez que el PP catalán tiene un puesto de tanta responsabilidad y ha recordado que el presidente del Gobierno le había comunicado su intención de que se visualizara el peso del PP catalán en el nuevo equipo, sin concretarle el sitio.

FLORIANO, "UNA SOLUCIÓN SALOMÓNICA" PARA ORGANIZACIÓN

Otra de las sorpresas de la lista de la Ejecutiva es que el jefe del Ejecutivo haya decidido premiar al diputado Carlos Floriano, hasta ahora secretario de Comunicación, que se convertirá en el vicesecretario de Organización y Electoral del partido, en sustitución de la ministra de Sanidad, Ana Mato. Floriano fue el cabeza de lista del PP en Extremadura en dos ocasiones, pero en ambas los socialistas cosecharon una aplastante mayoría absoluta.

Floriano hasta ahora había sido el número dos de Esteban González Pons, que ostentaba la Vicesecretaría de Comunicación. Sin embargo, fuentes 'populares' sitúan al diputado valenciano como el gran perdedor de este cónclave, tras ser rebajadas sus competencias, ya que ahora se encargará de Estudios y Programas, después de ver frustradas sus aspiraciones de estar en el Gobierno de Rajoy. Algunas fuentes consultadas apuntan a que el nombramiento del diputado extremeño como número tres del PP es una "solución salomónica" entre varias opciones.

En el nuevo organigrama de poder no se nombra ningún responsable de Comunicación, tarea que hará habitualmente la secretaria general, con lo que Cospedal se convertirá en la voz del partido. Desde que fue elegida presidenta de Castilla-la Mancha, ha venido compatibilizando su cargo de presidenta autonómica con el de 'número dos' del PP -compareciendo algunos lunes en rueda de prensa ante los periodistas--, labor que ha provocado recelos en algunos 'barones' del partido.

El candidato del PP a la Junta de Andalucia, Javier Arenas, seguirá en el núcleo duro del PP, ya que repite en su cargo como Vicesecretario de Política Territorial. Además, mantiene la cuota andaluza con personas de su confianza como Juan José Matarí, Juan Ignacio Zoido, Fátima Báñez, Antonio Sanz o Ángeles Muñoz. Fuentes de la delegación andaluza aseguraron a Europa Press que en este momento la batalla principal de Arenas no es tanto el partido, sino convertirse en el primer presidente andaluz del PP. MINISTROS FUERA DEL NÚCLEO DURO

Como deseaba Dolores de Cospedal, los ministros se han quedado fuera del núcleo duro del PP, que hasta ahora celebraba cada lunes las llamadas reuniones de 'maitines' en la sede del partido. En privado, algunos dirigentes populares consultados por Europa Press expresaban su malestar por el hecho de que ningún ministro esté finalmente en puestos de responsabilidad en el Comité Ejecutivo (los nueve que hay son vocales) con el argumento de que deben tener competencia plena para sus responsabilidades en el Gobierno, mientras Cospedal sí que acapara dos importantes tareas. De ahí, que la idea generalizada por muchos compromisarios en los pasillos del Congreso, es que Cospedal es la gran vencedora de este Congreso.

En concreto, un total de nueve ministros forman parte de la lista de 35 vocales del Comité Ejecutivo: Miguel Arias Cañete (Agricultura), Fátima Báñez (Empleo), Jorge Fernández (Interior), José Manuel García-Margallo (Exteriores), Ana Mato (Sanidad), Ana Pastor (Fomento), Alberto Ruiz Gallardón (Justicia), Soraya Sáenz de Santamaría (vicepresidenta del Gobierno) y Cristóbal Montoro (Hacienda). La propia Cospedal afirmó hace una semana públicamente que la Secretaría General se encargaría de la labor de coordinación entre en Gobierno y el partido en toda España, un papel que ahora recaerá en ella misma.

El presidente del PP ha decidido en este nuevo diseño del partido reducir el número de coordinadores, pasando de ocho a dos . Así, ostentarán este puesto el veterano Juan Carlos Vera (Organización) -que ya estaba en este cargo-- y José María Beneyto (Estudios y Programas). En la nueva dirección hay seis secretarios Ejecutivos: Juan José Matarí (Política Autonómica, que se encargaba antes de Municipal); Manuel Cobo (Política Local); Vicente Tirado (Política Electoral), Juan Carlos Aparicio (Política de Formación); José Ramón García Hernández (Relaciones Internacionales); y Alfredo Prada (PP en el exterior).

IGNACIO GONZÁLEZ Y FIGAR, VOCALES DEL COMITÉ EJECUTIVO

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, hombre fuerte del Gobierno de Esperanza Aguirre, vuelve al Comité Ejecutivo como vocal, un órgano del que salió en el Congreso de Valencia de 2008 tras su distanciamiento de Mariano Rajoy en aquel momento, quien le vetó directamente después de la pelea precongresual que se produjo. Lucía Fígar, consejera madrileña de Educación, ocupará también una vocalía.

Otra de las novedades es la incorporación del actual coordinador de gestión del IFEMA, Manuel Cobo, que había sido hasta hace un par de meses mano derecha de Gallardón como vicealcalde de Madrid. La dirección del PP suspendió de militancia a Cobo durante casi un año por acusar a Aguirre de montar una "gestapillo" pero recuperó el carné del partido en 2011.

En el Comité Ejecutivo repiten como vocales Rita Barberá, Jorge Fernández, Concepción Gamarra, Ana Botella, José Manuel García Margallo, María José García Pelayo, Gerardo Camps, Juan José Lucas, Teófila Martínez, Miguel Ángel Cortes, Angeles Muñoz, Francisco Millán, Antonio Sanz, Cristina Tavío, Celia Villalobos y Juan Ignacio Zoido.

Salen, por el contrario, Alejo Vidal-Quadras y Gerardo Galeote, así como el exconsejero de Madrid Juan José Güemes y el exministro José María Michavila, ahora dedicados a la empresa privada. También se han quedado fuera Josefa Luzardo, Leopoldo Barreda, Lourdes Méndez, Dolors Nadal, Vicente Rambla, Corina Porro y Tomás Villanueva, entre otros. Entre los 'fichajes' de Rajoy para este órgano destacan María Salom, Dolors Monserrat, Roberto Bermúdez de Castro, Ignacio González, Lucía Figar y José Ciscar.