Actualizado 07/09/2011 17:05 CET

La distracción al volante fue la causa del 81% de los accidentes mortales registrados en verano en la provincia

El Subdelegado Del Gobierno
EUROPA PRESS

SEVILLA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La distracción al volante motivó el 81 por ciento de los accidentes mortales registrados durante el verano en las carreteras de la provincia hispalense, según ha anunciado este miércoles el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, después de presidir una reunión del grupo de trabajo de accidentalidad en las carreteras sevillanas, que han contabilizado hasta 24 muertos durante el verano.

En esta reunión han estado presentes, además del subdelegado del Gobierno en Sevilla, el jefe provincial de Tráfico, José Luis León; la delegada provincial de Obras Públicas, Salud Santana; el jefe del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, capitán Ordóñez Calero; el jefe de Demarcación de Carreteras del Ministerio de Fomento, Rodrigo Vázquez, y la diputada provincial de Cohesión Territorial, Trinidad Argota.

Pues bien, al finalizar esta reunión el subdelegado ha atendido a los medios de comunicación y ha señalado que, durante los meses estivales, se ha producido un "importante" repunte en el número de accidentes mortales en las carreteras sevillanas, volviéndose a las cifras de 2001, 2002, 2003 y 2004, cuando la medida de accidentes con víctimas se situó entre 22 y 24. Posteriormente, desde 2004 hasta 2010, la media fue de entre diez y once, hasta que en 2011 "hemos vuelto a tener un repunte hasta los 24" accidentes mortales.

En este sentido, Valdés se ha referido a las causas de los siniestros, señalando que un 81 por ciento de los accidentes con fallecidos se ha debido a la distracción en la conducción, mientras que un diez por ciento se ha debido a la confluencia de la distracción y el cansancio. Así, el diez por ciento restante se ha debido a una velocidad inadecuada o al incumplimiento de alguna norma de tráfico por parte de los conductores.

En años anteriores, según ha expuesto el subdelegado del Gobierno en Sevilla, únicamente el 40 por ciento de los siniestros mortales contabilizados en las carreteras de la provincia hispalense se había debido a la distracción y al cansancio al volante, tras lo que ha querido dejar claro que "no hay relación causa-efecto" entre el tipo o circunstancias de la vía en cuestión y los fallecidos, precisando que el 40 por ciento de los accidentes mortales se ha producido en autopistas o autovías y el 60 por ciento restantes en carreteras de otro tipo.

CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN

Tras reseñar que hasta agosto de 2011 se han producido 1.000 accidentes menos en la provincia que en el mismo periodo de 2010 --"desgraciadamente, los de este año han tenido una lesividad altísima--, Valdés ha anunciado que, para intentar reducir el número de siniestros, se van a poner en marcha una serie de medidas que "complementarán" las desarrolladas por la Dirección General de Tráfico (DGT) y la labor de la Guardia Civil.

Dentro de las medidas a desarrollar, se intentará "concienciar" más a los conductores, para lo cual se pondrán mensajes en las pantallas de tráfico "recomendando prudencia, pidiendo que no se use el teléfono móvil y cualquier tipo de elemento que pueda provocar distracción, y solicitando el uso del cinturón de seguridad", pues, según ha recordado, el 25 por ciento de los fallecidos en las últimas fechas no tenía puesto el cinturón.

Además, se aumentará la presencia en las carreteras del helicóptero de la DGT, al objeto de "recordarle a los conductores que en la carretera hay accidentes y que hay que extremar la prudencia", mientras que también se aumentará la presencia de radares --"pediremos a la DGT algún radar más"-- y se cambiará el posicionamiento de algunos de estos radares para ubicarlos "en los lugares donde habido accidentes o hemos detectado algún problema".

REVISIÓN DE LAS CARRETERAS

Igualmente, la Guardia Civil tendrá una mayor presencia en las carreteras secundarias, "porque la mayor lesividad se da en los accidentes registrados" en este tipo de vías, y se movilizarán los ocho vehículos de la DGT que están distribuidos en grandes municipios de la provincia --algunos cuentas con radares y otros con etilómetros--, al objeto de situarlos en las travesías y en las entradas y salidas de las poblaciones.

Por último, se revisarán y estudiarán todas las carreteras de la red provincial, "sobre todo aquellas donde ha habido una mayor accidentalidad, con la idea de mejorar las medidas de seguridad en caso de ser necesario". Este plan, según ha finalizado, ya se ha puesto en marcha y se revisará en un plazo aproximado de dos meses.