Doce fallecidos en 2015 por ahogamiento en playas y piscinas

Actualizado 04/07/2015 12:15:21 CET

SEVILLA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Doce personas han muerto en lo que va de año en Andalucía como consecuencia de ahogamientos. Nueve han pedido la vida cuando se bañaban en el mar y tres han fallecido en piscinas, una de ellas la de un parque acuático, en Villafranca de Córdoba.

Málaga ha sido la provincia en la que más bañistas han perdido la vida, un total de siete, y donde tuvo lugar el suceso más trágico. Fue en abril, cuando tres jóvenes turcos fallecieron cuando se encontraban en la playa de La Venus, en Marbella.

Se trata de dos estudiantes y un profesor, pertenecientes a un grupo de estudiantes con discapacidad auditiva y profesores de la localidad turca de Çanakkale Gelibolu (Galípoli). La investigación indicó que el monitor y dos de los estudiantes se lanzaron al agua al comprobar que un compañero tenía problemas para salir. Finalmente, tres fallecieron y un cuarto tuvo que ser hospitalizado.

Otro turista, un joven polaco de 25 años, murió tras caer al mar en la playa de La Torrecilla de Nerja y su cuerpo tuvo que ser recuperado por efectivos de la Guardia Civil, en una zona rocosa y de difícil acceso afectada por un temporal de levante que azotaba el litoral de Málaga.

Según el recuento elaborado por Europa Press, el pasado mes de junio, en las playas malagueñas murieron dos personas más, el día 10, falleció un hombre en La Morera de Benalmádena, después de que varios bañistas alertaran de que tenía problemas para salir del agua y de que, una vez en la arena, las labores de reanimación ni tuvieran éxito.

Diez días después, murió una mujer cuando se bañaba en la playa de La Cepa de Fuengirola y también después de que los intentos de reanimación cardiopulmonar de los servicios sanitariros resultaran infructuosos.

TRES MUERTOS EN PISCINAS EN UN MES

No solo en las playas han perecido bañistas sino que este mes de junio, en el municipio de Vélez-Málaga, murió un varón alemán de 75 años en una piscina de Torre del Mar. Su cuerpo apareció flotando en el agua y la Policía Nacional solo pudo certificar su muerte.

Ese mismo mes también falleció un joven de 15 años en el parque acuático de Villafranca de Córdoba después de que se desmayara y cayera al agua.

El adolescente, de origen marroquí, se encontraba en el parque con una excursión del instituto de Lucena en el que estudiaba. El informe forense preliminar indicó que la causa del fallecimiento fue un "síndrome anoxico por sumersión" pero el juez solicitó un informe de la Policía Judicial y otro a la Guardia Civil de Villafranca para investigar cómo sucedieron los hechos.

A finales de mayo, la piscina también se cobró la vida de un bebé de sólo 18 meses de vida de Palomares del Río (Sevilla). El niño murió en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital sevillano, dos días después de haber caído al agua en una piscina de la vivienda particular de su familia, ubicada en el municipio aljarafeño.

DOS EN GRANADA Y UNO EN CÁDIZ

La trágica relación de fallecidos que han muerto ahogados en las playas andaluzas en lo que va de año se completa con un hombre que perdió la vida en la playa de La Barrosa, perteneciente al municipio gaditano de Chiclana de la Frontera, a causa del fuerte oleaje; y con otras dos personas en Granada.

A finales de mayo falleció un joven de 29 años que practicaba buceo en el paraje de Cerro Gordo, en Almuñécar y cuyo cuerpo fue recuperado en horas después de su desaparición en una zona conocida como Calaisa y la playa de Cantarrijan.

El último trágico suceso fue el fallecimiento a finales de junio de un hombre de 79 años cuando se bañaba en la playa de Poniente, en Motril (Granada). El bañista fue sacado del agua con problemas para respirar pero los sanitarios que se desplazaron al lugar no pudieron hacer nada por salvar su vida.

POCOS DISPOSITIVOS DE SALVAMENTO

La Real Federación de Salvamento y Socorrismo ha señalado que Andalucía es la segunda comunidad autónoma donde más fallecidos por ahogamiento en espacios acuáticos se han producido en España durante los primeros seis meses de 2015, sólo superada por Canarias, con 22 fallecimientos.

El informe de Salvamento apunta a que únicamente en tres de los siniestros había desplegado servicio de vigilancia y socorrismo y la presidenta de la federación, Isabel García Sanz, ha alertado de que el 46,7 por ciento de los fallecimientos por ahogamiento en este semestre en España se produjeron en junio, coincidiendo con el comienzo del uso masivo de los espacios naturales principalmente las playas, cuando aún no se han desplegado ni los avisos de seguridad ni los servicios de socorristas.

El 24 por ciento de las muertes sucedieron en espacios que tenían servicio de atención, vigilancia y socorrismo; y 35 de las 47 víctimas totales en España fallecieron en playas que no disponían de estos dispositivos, lo que supone que en el 74,5 por ciento de los ahogamientos sucedidos en playas no había personal especializado en salvamento y socorrismo.