Publicado 04/11/2015 17:32CET

El ERE de EVO Banco contempla el cierre de las oficinas de Jaén, Jerez y Puerta Carmona en Sevilla, según CCOO

SEVILLA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado en EVO Banco contempla el cierre en Andalucía de las oficinas de Jaén, Jerez de la Frontera y la de Puerta Carmona en Sevilla, cuya actividad se integraría en las oficinas de Granada, Cádiz y San Francisco Javier en Sevilla, respectivamente, según han indicado a Europa Press fuentes de CCOO.

Fuentes de CCOO han indicado que se ha iniciado el periodo de consultas oficial y se ha planteado el cierre de una serie de oficinas, en concreto de 22 sucursales.

Han añadido que la dirección se mantiene en el despido de 170 personas y plantea criterios de afectación "a la carta", es decir, que "aparte de la plantilla de las oficinas integradas o integradoras, pueden estar afectadas otras personas de otros centros en función de los criterios de la empresa".

EVO Banco presentó un ERE el pasado 9 de octubre y se ha celebrado la reunión de la constitución de la mesa negociadora encargada de analizar los motivos que ha alegado la empresa para llevar adelante el proceso, así como plantear las posibles medidas encaminadas a reducir el impacto en el empleo de la empresa.

En la comunicación entregada por la empresa se indica que "el proceso afecta a la totalidad de los centros de la red de oficinas del banco, siendo el excedente identificado de 170 trabajadores". Han añadido que dentro de la comunicación aparece la lista de oficinas afectadas, tanto por cierre como por recepción de negocio.

CCOO ha precisado que de este grupo de oficinas están afectados 125 trabajadores. Según la empresa, "se procurará mantener, cuando sea necesario, a personal de ambas oficinas, que permita mantener el conocimiento del cliente cuyas posiciones cambian de oficina".

Para el sindicato, "ha quedado claro que la intención de la empresa es poder llevar adelante un ERE a la carta, pues todos estamos afectados, y la empresa decide quién es quién". CCOO lamenta que "la voluntariedad del ERE anterior frustró sus planes de poder sacar de la entidad a aquellas personas que consideraban molestas, mientras que, de momento, en el inicio de las negociaciones, esta posibilidad está completamente abierta".

El resto de personal afectado, hasta 45 más, vendrá marcado por "el dimensionamiento de las oficinas, manteniendo un ratio de cinco trabajadores por sucursal". CCOO ha explicado que "incluyen un equipo volante de nueve trabajadores que serán capaces de darle volumen a la ansiada y repetida capilaridad".

CCOO lamenta que "a la hora de marcar los baremos por los que se regirán para elegir quién se queda y quién se va, los motivos son surrealistas, esto es, evaluación; perfil profesional y habilidades comerciales", criterios criticados y cuestionados por la central sindical.

Han precisado que las medidas a aplicar serán implementadas hasta el 31 de marzo de 2016, y esperan que "son los plazos mínimos que se han propuesto para conseguir los ansiados beneficios en mayo del próximo año". Ven dichos plazos "poco creibles" y temen que "quieran cerrar las oficinas el 31 de diciembre, para que así aquellos compañeros que salgan de la empresa, se puedan tomar las uvas iniciando otro 'ilusionante proyecto'".

CCOO iniciará ahora el proceso de estudio de la documentación aportada, la búsqueda de alternativas y la lucha por minimizar el impacto en el empleo.

El sindicato considera que "ésta es solo una puntilla más a todo el proyecto de Evo Banco, y la siguiente, seguramente la definitiva, acabará con el resto de puestos de trabajo de la empresa".

Para leer más