Escaños en blanco critica que el Parlamento le impida entrar con camisetas para registrar propuesta de reforma electoral

Actualizado 17/12/2013 21:48:04 CET
EUROPA PRESS/ESCAÑOS EN BLANCO

SEVILLA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

La formación Escaños en blanco ha criticado este miércoles que el Parlamento andaluz haya impedido la entrada a sus miembros en el Registro de la Cámara con camisetas con el eslogan del partido, para hacer entrega de una propuesta para la modificación de la Ley Electoral de Andalucía.

Según un comunicado de la formación, las camisetas llevaban visible el anagrama de Escaños en blanco, un partido "legal y escrupulosamente democrático que concurrirá a las elecciones con el eslogan 'Políticos al paro'.

Según ha explicado Escaños en blanco, a la entrada al recinto se les impidió a sus miembros no solo entrar con las camisetas, sino también hacer vídeos y fotos del acto de entrega, ello a pesar de que la formación había solicitado electrónicamente que indicaran un lugar para realizar fotos del acto, solicitud a la que el Parlamento se comprometió a contestar por e-mail, pero a la que finalmente no respondió.

Finalmente, Escaños en blanco ha registrado en el Parlamento su propuesta, aunque sus representantes se han tenido que quitar la camiseta, "viéndose privados de una prueba gráfica del acto", según la formación.

Ha explicado que esta es la cuarta vez que Escaños en Blanco hace entrega de esta petición en parlamentos autonómicos (antes se hizo en Asturias, Cataluña y País Vasco) "y nunca antes se habían tenido problemas como el que se presentó en el Parlamento andaluz".

"Escaños en Blanco no entiende que lo que es legal en Cataluña, Asturias o el País Vasco, no lo sea en Andalucía, máxime cuando afecta a derechos fundamentales ni se entiende que una leyenda en una camiseta de un partido legal, sea considerada un elemento infractor", según ha apuntado.

Ha señalado que tan solo ha pretendido hacer entrega de un escrito en el Registro del Parlamento, un "acto administrativo totalmente respetuoso con las instituciones e informar adecuadamente de ello a sus votantes y colaboradores". "En ningún caso, se trataba de asistir a un pleno ni de interferir la labor parlamentaria, ni con voces ni con gestos ni con cualquier otra herramienta reivindicativa, en cuyo caso sería comprensible cualquier reticencia, no ya para llevar camisetas, sino para acceder al Parlamento", ha señalado.