Publicado 04/02/2021 19:17CET

Escuelas de calor avisa que su medición de CO2 en diez centros de Sevilla "urge" a aplicar la Ley de bioclimatización

Ventanas de un colegio
Ventanas de un colegio - AYUNTAMIENTO DE ALCALÁ DE GUADAIRA

SEVILLA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) agrupadas en la plataforma 'Escuelas de calor' han informado este jueves de que tras acometer mediciones del nivel de CO2 en las aulas de diez centros sevillanos, en todos los casos ha quedado de relieve que "la calidad del aire en las aulas es nociva si no se abren puertas y ventanas, pese a que ello someta a docentes y alumnado a un estrés térmico incompatible con la salud, el trabajo docente y el rendimiento escolar", por lo que urge la aplicación de la Ley de bioclimatización aprobada en 2020 por el Parlamento Andaluz.

Las mediciones de CO2 realizadas por Escuelas de Calor "demuestran que los niveles de aire respirado, potencialmente cargado con aerosoles con carga vírica, superan las 700 ppm en apenas 10 minutos de aula cerrada, pues no puede olvidarse que están hacinadas y que en ellas se habla en voz alta".

El estudio también revela que no existe una pauta de ventilación válida para todas, sino que "elementos constructivos como la posición de las ventanas, cantidad de estas o la orientación del edificio, influyen".

Desde la plataforma se harán llegar estos datos a la Consejería de Educación y Deporte, su Delegación Territorial en Sevilla, la Consejería de Salud y Familia, el Defensor del Menor, "pues no se está protegiendo la salud" de los mismos; los sindicatos docentes y las asociaciones de direcciones de centros de educación primaria y secundaria.

"No se puede olvidar que el nivel de CO2 en un espacio cerrado, además de un riesgo de contagio de enfermedades, afecta al rendimiento cognitivo, pues elevadas concentraciones producen sensación de cansancio, sopor o dolor de cabeza, todo ello poco favorable para tareas de enseñanza y aprendizaje que requieren un buen nivel de oxigenación cerebral", agregan estas AMPA.

Esta mala calidad del aire con aulas cerradas ha sido la "normalidad" en los centros educativos antes de la COVID-19 y seguirá siendo así si no se pone remedio, según las AMPA.

"Hay una ley de bioclimatización en vigor que prevé actuaciones en este sentido, debe cumplirse desde ya por situación de emergencia sanitaria, pero será una inversión a presente y a futuro que la Consejería de Educación tiene la obligación de acometer cuanto antes", reclaman.