El fiscal rebaja a 16 años la petición de cárcel para el policía de Sevilla acusado de disparar a asaltantes

Sevilla.- Tribunales.- El fiscal rebaja a 16 años la petición de cárcel para el policía acusado de disparar a asaltantes
CEDIDA PLATAFORMA
Actualizado 25/04/2019 14:00:45 CET

SEVILLA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La causa que enjuicia al exagente de la Policía Local de Sevilla Casimiro V.M. por lesionar y disparar a cuatro personas, las cuales también son encausadas por asaltar la vivienda del propio Casimiro, ha dado a su fin este jueves con la celebración de su séptima sesión en la que el fiscal ha rebajado la petición de prisión de 20 a 16 años al expolicía al entender que se le debe aplicar la eximente completa de legítima defensa en uno de los cuatro delitos de lesiones por los que está siendo juzgado.

En la lectura de sus conclusiones finales, el representante del Ministerio Público ha mantenido su solicitud de penas para los cuatro asaltantes Iván P.R., Julio R.F., Raúl P.R. y Esmeraldo F.R. Así, tal y como recogía en su escrito de acusación previo a la vista oral, reclama para Iván y Julio tres años de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación, así como cinco años para Raúl y Esmeraldo por el mismo delito.

Para el fiscal conocer la verdad material de los hechos resulta "muy complicado" ante la situación de que los encausados han cambiado las versiones "adaptándolas a los hechos objetivos que se han ido conociendo" posteriormente y que se han incurrido "en varias contradicciones".

Con todo, el representante de la Fiscalía ha señalado que ha quedado "más que contrastado" que en la noche de autos se produjo un robo con violencia toda vez que la versión de los asaltantes que sostienen que acudieron a la vivienda de Casimiro para cobrar una deuda "ya sea de un tema de drogas como dijeron en la instrucción o unos motores de lanchas como dijeron en la vista oral" es una cuestión "que cae por sí sola". En esa línea, el fiscal señala que no han presentado ninguna prueba ni ningún testigo "que apoyen esa tesis" y que durante la vista ha quedado patente que se forjó un acceso a la vivienda "donde consta una huella de Raúl P.R. en el marco de una puerta" y que un elemento de valor como es un ordenador portátil fue sustraído por Julio R.F. lo que prueba que el robo es "consumado".

De esta manera, el fiscal ha señalado que hay que diferenciar dos momentos en la noche de los hechos, por un lado lo que sucede en el interior de la vivienda y lo que ocurre en el exterior. Así, en el primer momento, ha señalado que cuando Casimiro se despierta y va al salón y se encuentra con dos asaltantes y se inicia el forcejeo con Raúl, "que convierte el robo con fuerza y robo con violencia", en el que ambos se mordieron y el asaltante quedó peor parado al perder una parte de su nariz. Para el Ministerio Público, este las lesiones producidas por Casimiro este forcejeo corresponde a una respuesta "a un riesgo inminente y sorpresivo" por lo que cabría aplicarle la eximente completa de legítima defensa.

SEGUNDO MOMENTO DE LOS HECHOS

Con respecto al segundo momento, el fiscal entiende que Casimiro se zafa del asaltante y va en busca de su arma reglamentaria con el objetivo de que no escapen los asaltantes. Así, señala que el ex agente de policía "no responde a un peligro actual ni inminente" sino que va "rondando" por su propiedad en busca de los asaltantes y que cuando encuentran el vehículo de los asaltantes, dispara once tiros contra ese vehículo "tanto dentro de su propiedad como fuera". Igualmente, duda de la intención de Casimiro de disparar a las ruedas del vehículos porque "tal y como se ve en el informe pericial ninguno de los disparos no está ni cerca de las ruedas".

Además, ha señalado el representante del Ministerio Público que no ha quedado constatado la existencia de que los asaltantes tuvieran un arma de fuego "ya que no se encontró la misma, no se encontró vainas ni cartuchos y es muy dudable que los asaltantes heridos tuvieran tiempo de pararse a deshacerse de ella".

De igual modo, el fiscal recalca que las medidas de defensa de Casimiro fueron "desproporcionadas" ya que hubiera sido más acordes que para intentar detener a los asaltantes "hubiera sido mejor que disparara al aire o que apuntase sin disparar". Además, indica que no cabría considerar como atenuante que el propio Casimiro actuara bajo los efectos de un "miedo aterrador" ya que en su condición de profesional de la Policía Local "estaba preparado para situaciones análogas", ni que tampoco fuera un arrebato, ya que "tuvo tiempo para poder coger su pistola y buscar a los asaltantes".

Por último, el fiscal ha señalado que no proceden para ninguno de los acusados que concurra la atenuante de dilaciones indebidas toda vez que ha asegurado "que el procedimiento nunca se ha parado" y hasta el último momento que ha comenzado la vista oral "se han presentado pruebas".

Para leer más