Fiscal rebaja a 9 años y medio la petición de cárcel para dos de los acusados de trata de personas en Sevilla

Audiencia Provincial de Sevilla
EUROPA PRESS
Publicado 08/10/2018 19:42:02CET

Para la tercera acusada solicita seis en lugar de los ocho años iniciales

SEVILLA, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Este lunes ha quedado visto para sentencia el juicio que celebra la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla contra tres acusados --dos mujeres y un hombre, como presuntos autores de un delito de trata de seres humanos en concurso con prostitución coactiva y pertenencia a organización criminal por la explotación de mujeres, de origen nigeriana, en la provincia sevillana.

Durante la última sesión la Fiscalía, que inicialmente solicitaba diez años de prisión para Lovet, única acusada que se encuentra en prisión provisional por estos hechos; nueve años para Víctor, hermano de Lovet y pareja de la tercera acusada, para quien el Ministerio Público pedía ocho años.

Pues bien, durante la sesión de este lunes, la Fiscalía y las partes han presentados sus conclusiones e informes. El fiscal ha planteado una nueva calificación de los hechos, como alternativa, en la que ha solicitado nueve años y medio tanto para Lovet como para Víctor por un delito de favorecimiento de la inmigración clandestina en concurso con prostitución coactiva; mientras que para la pareja de Víctor pide seis años por un delito de favorecimiento de la inmigración clandestina, como han explicado a Europa Press los abogados defensores, Eugenio Guevara y Francisco Aureliano Mozo.

En este sentido, Mozo ha explicado que la Fiscalía acusaba inicialmente a los tres enjuiciados en base al artículo 177 bis de trata de seres humanos que no existía en el Código Penal cuando ocurrieron los hechos, en 2009. Por ello, este lunes ha presentado como alternativa una nueva calificación.

Por su parte, Guevara ha pedido la libre absolución para Víctor y su pareja, que fue detenida en Barajas con 9.000 euros pero no se ha podido demostrar que fueran beneficios de esta organización de trata de personas, sino que pertenecían a su trabajo para transportar dinero desde España a su país de origen, Nigeria. "No se ha podido demostrar que formarán parte de la organización", ha afirmado respecto a sus clientes.

Además, señala que no se ha probado que ambos captaran a ciudadanos extranjeros para ejercer la prostitución pues Víctor sólo aparece acompañando al marido de la principal acusada cuando recogieron a la mujer que declaró el pasado viernes como testigo protegido en Algeciras para llevarla a Sevilla, donde fue obligada a prostituirse para pagar una deuda por el viaje de más de 30.000 euros.

Mozo, de su lado, ha explicado a Europa Press que este lunes ha pedido la libre absolución para Lovet por falta de pruebas, así como ha puesto de manifiesto la posible "nulidad" de los autos de autorización para las conversaciones telefónicas, así como las traducciones realizadas de las mismas.

Como alternativa, el letrado Mozo Alarcón ha presentado cuatro propuestas. Así, ha expuesto que Lovet sea condenada por "cómplice" en un delito de prostitución, pidiendo por ello una pena de un año de cárcel y seis meses de multa a dos euros diarios. Misma pena que en el caso de la alternativa segunda y tercera, es decir, que sea condenada por un delito de explotación sexual o por un delito de prostitución coactiva.

Como cuarta propuesta alternativa y última, el abogado de la defensa plantea una condena para su representada por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, lo que conllevaría una pena de 3 años y nueve meses.

Igualmente, Francisco Aureliano Mozo, durante la sesión de este lunes, ha solicitado la puesta en libertad de Lovet alegando "arraigo, permiso de residencia y que tiene dos hijos", petición denegada por el presidente del tribunal, el magistrado José Manuel de Paúl, por "extemporánea".

Por último, el letrado ha puesto de manifiesto que durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia este lunes, que quedado en evidencia que "no existe prueba de cargo para fundamentar una sentencia condenatoria" en el caso de su cliente.