Actualizado 02/09/2016 18:25 CET

El Garaje Miraflores conserva su "identidad" en el nuevo bloque

El Garaje Miraflores integrado en el nuevo edificio.
EUROPA PRESS

SEVILLA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Histórica Retiro Obrero ha reconocido este viernes el resultado e imagen del nuevo edificio de viviendas de renta libre levantado sobre la finca del antiguo y emblemático Garaje Miraflores, construido entre 1920 y 1921 según el diseño del arquitecto Ramón Balbuena y legado del pasado industrial de esta zona de Sevilla. Según Basilio Moreno, presidente de este colectivo, este proyecto inmobiliario constituye un "ejemplo", al haber conservado e integrado en el nuevo edificio la fachada original del garaje.

En declaraciones a Europa Press, Basilio Moreno ha rememorado el papel jugado por el antiguo Garaje Miraflores en la historia de la ciudad hispalense, dado que en su momento habría acogido el primer surtidor de gasolina de Sevilla. El antiguo garaje, según recuerda, fue diseñado precisamente por el mismo arquitecto de la antigua fábrica de vidrios La Trinidad, enclavada también en la avenida de Miraflores y cuya nave central, hornos y chimenea están protegidos como bien de interés cultural (BIC).

En el caso del antiguo Garaje Miraflores, Basilio Moreno precisa que si bien se trataba de una edificación con un grado C de protección en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1987, dicha catalogación desapareció en el actual y vigente planeamiento urbano, aprobado definitivamente en 2006. No obstante, ha explicado que tras las demandas y peticiones de los grupos conservacionistas, los responsables de la Gerencia de Urbanismo dieron en su momento su "compromiso" de asegurar "la conservación al menos de la fachada" del garaje en el uso futuro de la parcela.

Y así ha sido. Porque como explica Basilio Moreno, una vez finalizadas las obras impulsadas por la promotora inmobiliaria Grupo Insur para levantar un conjunto de 62 viviendas con locales comerciales en la parcela del antiguo garaje, la "identidad" del mismo ha quedado preservada al integrar el nuevo edificio la antigua fachada diseñada por el arquitecto Ramón Balbuena.

UNA "ALTERACIÓN" QUE CONSERVA LA "IDENTIDAD"

El nuevo edificio, que se eleva cuatro niveles más por encima de lo que fuera la única planta baja del antiguo garaje, ha conservado dentro de la fachada el panel cerámico que coronaba el acceso principal al recinto. En ese sentido, Moreno expone que aunque es indiscutible la "alteración" visual derivada del nuevo edificio, también está claro que el diseño "hace que no se pierda la identidad del antiguo garaje". A su juicio, este proyecto inmobiliario, constituye un buen "ejemplo" de integración y conservación del legado patrimonial.

Partiendo de este "ejemplo", Basilio Moreno ha manifestado su deseo de que el edificio de nueva planta que se construya sobre la parcela que acogía el recientemente demolido Bingo Gigante de la avenida de Miraflores, el antiguo taller de ballestas, "recuerde" de algún modo el desaparecido edificio histórico y no sea un mero "mazacote". Finalmente, ha apostado además por "recuperar la protección" del antiguo edificio Arteman, legado también de 1920 en la avenida de Miraflores.