Actualizado 26/09/2012 22:43 CET

Gibraltar subraya su capacidad de vetar las conversaciones entre Madrid y Londres sobre soberanía

Fabian Picardo
GETTY/MARCOS MORENO

Insiste en que el único diálogo aceptable sobre el Peñón es un proceso "trilateral"

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno gibraltareño ha subrayado hoy que mantiene su capacidad de "veto" sobre la reanudación de las conversaciones entre Madrid y Londres en torno al contencioso sobre la soberanía del Peñón, paralizadas desde 2002.

El Ejecutivo de Fabian Picardo saluda la reacción de la delegación británica ante Naciones Unidas, que en un escrito ha rechazado hoy el llamamiento lanzado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la Asamblea General de la organización reunida en Nueva York, pidiendo a Londres retomar las conversaciones bilaterales en torno a la soberanía.

En una declaración de la delegación británica al presidente de la Asamblea General, Vuk Jeremic, --a la que ha tenido acceso Europa Press-- Londres reitera que "no tomará parte en un proceso de negociaciones sobre soberanía con el que Gibraltar no esté de acuerdo" al tiempo que "lamenta" que el Gobierno español "se retirara" en 2011 del Foro de Diálogo que formaba junto a los Ejecutivos británico y gibraltareño.

El Gobierno gibraltareño ha emitido posteriormente un comunicado en el que asegura que el pueblo de Gibraltar "permanece completamente unido contra cualquier acuerdo bilateral entre el Reino Unido y España acerca de Gibraltar", por lo que "no hay posibilidad" de que se produzca "ninguna relación bilateral entre el Reino Unido y España respecto de cualquier asunto relacionado con Gibraltar".

"Gibraltar disfruta así de capacidad de veto sobre la reanudación de discusiones bilaterales" en torno al Peñón entre Madrid y Londres, destaca al tiempo que "rechaza" las declaraciones que esta madrugada hizo Rajoy sobre el contencioso en su discurso ante la Asamblea General de la ONU, en el que pidió a Londres un diálogo "directo y sincero" sobre la soberanía de Gibraltar al considerar que "se han perdido ya demasiados años".

El Gobierno de Picardo insiste en que "sucesivos" ejecutivos gibraltareños han "dejado claro" que las conversaciones bilaterales entre Madrid y Londres en la materia son "inaceptables" para el pueblo de Gibraltar.

Para Gibraltar, añade la nota, "el único diálogo aceptable para el pueblo y el Gobierno de Gibraltar" debe darse en un foro "trilateral" de conversación con el que Gibraltar y Reino Unido "siguen firmemente comprometidos".

En 2004, dos años después de que España y Reino Unido no sacaran adelante una propuesta de cosoberanía y una vez que los socialistas llegaron a La Moncloa, los dos países formaron junto a Gibraltar un Foro de Diálogo para avanzar en asuntos de cooperación local, dejando a un lado los temas de soberanía.

Pero la disputa en torno a las aguas que rodean el Peñón, reclamadas por Londres y Gibraltar pero que España no les reconoce, obstaculizó que las conversaciones del Foro avanzasen. El Ejecutivo del PSOE dejó en 2011 el Foro en suspenso y el Gobierno de Rajoy directamente lo dio por muerto nada más llegar al poder.

El PP siempre criticó que el Foro diera a Gibraltar un cierto estatus de Estado propio, al participar con una delegación propia y con capacidad de veto en ese marco de diálogo. Por eso ha propuesto una nueva modalidad de foro cuatripartito, en el que Gibraltar se equiparara con los representantes del Campo de Gibraltar, opción que el Peñón rechaza.