Gil Tamayo dice que los acuerdos Estado-Santa Sede "no son una momia ni un fósil", por lo que se pueden mejorar

Actualizado 23/10/2015 11:47:21 CET

Atribuye la propuesta del PSOE sobre la asignatura de religión a que "la gente se acalora" en campaña para "atraer clientela"

SEVILLA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, ha mantenido este viernes que los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede han sido "muy eficaces" y ha añadido que se pueden revisar para "mejorarlos" porque "no son una momia ni un fósil".

"Se pueden mejorar porque la sociedad avanza. Creo que las relaciones tiene que estar reguladas porque eso es síntoma de que hay orden y justicia y de que se vive en una sociedad democrática", ha dicho el responsable de los obispos españoles en una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press.

En esa entrevista también ha recordado que la Santa Sede tiene "relaciones y acuerdos con la mayor parte de los estados del mundo", por lo que los acuerdos no suponen "un privilegio o una cosa heredada del régimen anterior".

Sobre la propuesta electoral del PSOE de eliminar la asignatura de religión, Gil Tamayo no la considera una provocación sino que la ha atribuido a que en campaña "los lenguajes cambian y la gente se acalora" previsiblemente para "atraer clientela".

Además, ha defendido que el PSOE es un partido con "experiencia de Gobierno" y "fidelidad democrática y constitucional", por lo que "no puede hacer nada contra la Constitución" que, según ha recordado, recoge el derecho de los padres a educar a sus hijos "conforme a sus convicciones religiosas". "No puede dejar fuera la enseñanza religiosa", ha mantenido.

"Yo lo entiendo con esas claves, entre otras cosas, pensando en electorado del propio partido, porque un 60 o 70 por ciento de los votantes del PSOE son católicos y son los mismos padres que cada año matriculan a sus hijos en enseñanza religiosa", ha expuesto.

Al hilo de ello, Gil Tamayo ha subrayado que España no es un estado laico sino aconfesional porque el Estado no tiene una confesión religiosa pero "ve el hecho religioso positivo para la construcción de la sociedad, la educación, la atención de los más necesitados o la vida espiritual de las personas".

MEZQUITA-CATEDRAL DE CÓRDOBA

En otro orden de cosas, Gil Tamayo ha hecho referencia a la forma de denominar a la Mezquita-Catedral de Córdoba y ha dicho que "de toda la vida hemos dicho eso", por lo que "no hay ningún problema ni es un dogma de fe". "No haría de esas cosas normales algo trascendental, no tiene nada más que el nombre", ha añadido el responsable de los obispos que ha pedido no "ideologizar las cosas".

Sin embargo, con respecto a la titularidad, ha rechazado que pueda pasar a considerarse un bien público defendiendo que ha sido la Iglesia Católica la que ha conservado el monumento desde hace casi mil años y ha explicado que hasta 1998 no se pudieron registrar este tipo de lugares "pese a que nadie ponía en duda que era de la Iglesia". "Ese año, la Iglesia se acoge a la norma y lo inmatricula", ha relatado Gil Tamayo, que ha pedido ser "más serios" y que "no se diga que por 30 euros se ha comprado la Catedral".

Para leer más