Actualizado 28/01/2012 20:11 CET

El Gobierno municipal de Guillena defiende sus presupuestos "austeros y rigurosos"

GUILLENA (SEVILLA), 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno municipal de Guillena (Sevilla), liderado por Lorenzo José Medina Moya (PSOE), ha defendido este sábado el presupuesto general del Ayuntamiento para 2012, que asciende a 13.163.421'31 euros en su cifra consolidada.

El presupuesto del Ayuntamiento en su capítulo de gastos, según informa el Consistorio, asciende a los 11.042.168'51 euros, lo que supone un decremento del 9,42 por ciento respecto al año pasado, como consecuencia de "la crisis económica y los menores ingresos". Para el Gobierno municipal, la situación actual "obliga a ser realista, austero y riguroso en el gasto corriente, y ambicioso, en la medida de las posibilidades actuales, en sus políticas sociales; pensando en los colectivos más desfavorecidos por la crisis que vivimos".

Según señala el Equipo de Gobierno, este primer presupuesto del mandato permitirá poner en marcha "algunas de las promesas que estaban incluidas en el programa electoral, como son la puesta en marcha de los huertos urbanos, la becas Pragma y Premium, el premio a la mejor iniciativa empresarial, las mejoras en los polígonos industriales, la actuación en la plaza 1º de mayo; o el fomento de la participación ciudadana a través de la que se decidirá cómo y en qué se aplican 20.000 euros (5.000 para actividades y 15.000 para inversiones) del presupuesto 2012".

"El Gobierno municipal ha incrementado las partidas de política social un 200% en los dos últimos años", señala el comunicado, indicando además que "en gastos, en capítulo I hay un descenso del 2'25 por ciento, lo que sumado a la disminución del pasado año, hace un total del 8'1 por ciento. No se crea ninguna plaza nueva, congelando así la oferta de empleo público conforme al Real Decreto Ley 20/2011". En las retribuciones de los empleados públicos, concejales liberados y personal de confianza se mantiene la congelación del sueldo.

En el capítulo de gasto corriente, "destaca la austeridad, el control y la rigurosidad". "Sólo se mantienen aquellos gastos que sean estrictamente necesarios", con objeto de dirigir "nuestras acciones hacia otros fines más prioritarios y productivos", reduciendo todos aquellos programas y actuaciones que no sor servicios básicos que deba prestar el Ayuntamiento.