Hermana del acusado de matar a su padre en Pedrera (Sevilla) pide la prisión permanente revisable

Publicado 03/12/2019 17:52:17CET
Acusado de matar a su padre en Pedrera (Sevilla) durante la primera sesión del juicio.
Acusado de matar a su padre en Pedrera (Sevilla) durante la primera sesión del juicio. - EUROPA PRESS

La defensa pide la libre absolución para este hombre, que tiene un 68% de discapacidad reconocida por enfermedad mental

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra un hombre acusado de asesinar en junio de 2018 a su padre en la vivienda donde ambos convivían en Pedrera (Sevilla) ha arrancado este martes en la Audiencia Provincial y en la primera sesión la Fiscalía ha mantenido su petición de pena de 18 años de prisión por un delito de asesinato con la agravante de parentesco y la atenuante de alteración psíquica, mientras que la acusación particular, ejercida por su hermana e hija del finado, ha solicitado para él la prisión permanente revisable y una indemnización de 300.000 euros, frente a los 11.000 que pide el Ministerio Fiscal.

Durante la exposición de alegaciones previas, el letrado de esta mujer ha explicado que la víctima "casi no podía defenderse" por lo que la considera "una persona vulnerable", así como que el hijo, cuya defensa alega que tiene un 68 por ciento de discapacidad reconocida por enfermedad mental, actuó "plenamente consciente" de todo lo que hacía intentando además "ocultar el crimen".

Los hechos, según ha señalado la fiscal, se remontan al 15 de junio de 2018 a las 21,40 horas cuando el acusado --con una esquizofrenia paranoide con inteligencia límite, así como con rasgos anómalos de personalidad, presentando sus capacidades intelictivas y volitivas una merma moderada-importante en el momento de ocurrir los hechos--, se encontraba viendo un partido de fútbol en un bar ubicado frente a su domicilio, momento en el que fue requerido por su padre para que acudiese en su ayuda "al ser una persona dependiente dada su escasa movilidad derivada de las diferentes enfermedades que padecía".

El Ministerio Público mantiene que, al llegar a la vivienda, se originó entre ambos una discusión "dada la insistencia de la víctima para que su hijo lo atendiese", y en el marco de la misma el investigado, "con ánimo de acabar con la vida de su padre, y aprovechando la escasa movilidad de éste y sus reducidas posibilidades de defensa, colocó sus dos manos en el cuello, apretando con fuerza, taponando igualmente las salidas de aire de la boca y la nariz hasta que la víctima dejó de respirar y tener pulso".

NO RECUERDA HABERLO MATADO

Durante su declaración, el acusado ha respondido a la mayoría de las preguntas con un "no lo recuerdo", de hecho no recordaba haberlo matado ni que su padre estuviera muerto, salvo cuando ha sido preguntado por su defensa si la víctima lo maltrataba, a lo que ha contestado que sí, tanto física como verbalmente, motivo por el que la Fiscalía ha destacado ante el tribunal la existencia de una contradicción respecto a la declaración del acusado ante agentes de la Guardia Civil, cuando confesó que "sí lo había matado".

También ha declarado agentes de la Guardia Civil que acudieron a la vivienda y todos han coincidido en destacar que "la víctima estaba vestida y sentada en un sillón" y que el hijo se encontraba en la casa pero que fue un sobrino el que alertó a los servicios médicos de lo sucedido.

Uno de los agentes ha señalado que el acusado le dijo que "había encontrado a su padre sentado en el sillón ya frío y fallecido", así como que no observó "nada extraño" en este hombre con el que mantuvo "una conversación como una persona normal".

No obstante, otro agente, el que le tomó declaración, ha remarcado que este hombre "se autoinculpó de forma espontánea" unas horas después de los hechos cuando "literalmente manifestó que con las dos manos había ahogado a su padre" encontrándose "en todo momento consciente y haciendo un relato lógico". Por su parte, la defensa ha pedido su libre absolución teniendo en cuenta su enfermedad mental así como su confesión del crimen.

Contador