Hospital San Juan de Dios del Aljarafe aplica "con éxito" cirugía de mínima invasión contra la endometriosis

Publicado 14/02/2014 18:22:24CET

SEVILLA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Ginecología del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe ha diagnosticado alrededor de 300 casos de endometriosis en los últimos tres años. Hasta un tercio de las pacientes se beneficiaron de la cirugía para mejorar su calidad de vida e incluso pudieron curarse definitivamente de la enfermedad.

En una nota, el centro indica que actualmente este hospital aplica cirugía mínimamente invasiva para el tratamiento de la endometriosis, lo que solventa estos problemas en la mayoría de los casos con resultados "muy satisfactorios en términos de recuperación de la salud funcional y reproductiva".

La endometriosis es una enfermedad benigna pero progresiva que consiste en la presencia de endometrio fuera de la cavidad uterina lo que puede provocar ciertos problemas funcionales para la mujer en su sexualidad o fertilidad.

Señala que los especialistas advierten que no hay que infravalorar "esta enfermedad ya que es más frecuente de lo que parece, sobre todo en mujeres jóvenes", ya que entre el 25 y el 50 por ciento de las mujeres con problemas de fertilidad sufren endometriosis. El mecanismo por el que se produce es muy variado: por las adherencias y fibrosis ocasionadas por las lesiones de la endometriosis, por alteraciones inmunitarias, y por la secreción de sustancias por el endometrio ectópico que impiden una correcta fecundación.

En el 20-30 por ciento de los casos la endometriosis es asintomática, es decir, las mujeres que la tienen no presentan ningún tipo de síntoma, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento. En otros casos, la enfermedad presenta dolor pélvico crónico, habitualmente relacionado con la menstruación o las relaciones sexuales, o problemas de fertilidad.

Por este motivo, los especialistas del Servicio de Ginecología del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe recuerdan la necesidad de consultar durante la revisión ginecológica ante cualquiera de los síntomas anteriormente referidos, para poder detectar la aparición de esta enfermedad de manera precoz.

La localización más frecuente de la endometriosis es el ovario, donde pueden aparecer a menudo quistes, nódulos o adherencias. Otras localizaciones frecuentes de la endometriosis son los ligamentos que rodean el útero, el peritoneo que es una capa fina que rodea el abdomen por su interior, la vagina o el recto.

Existen una serie de factores de riesgo que se relacionan con la aparición de la endometriosis: la edad fértil, los ciclos menstruales cortos (menos de 27 días) y/o con sangrado menstrual abundante (más de siete días), las intervenciones quirúrgicas previas sobre el útero o la presencia de alteraciones anatómicas en el tracto genital.