Publicado 22/06/2020 12:23:03 +02:00CET

El hospital de Valme se suma a la Semana Mundial de Continencia Urinaria para visibilizar una enfermedad estigmatizada

El doctor Blasco implanta un neuroestimulador como tratamiento avanzado para la incontinencia urinaria, en un quirófano del Hospital de Valme
El doctor Blasco implanta un neuroestimulador como tratamiento avanzado para la incontinencia urinaria, en un quirófano del Hospital de Valme - HOSPITAL DE VALME

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital de Valme de Sevilla se ha sumado a la Semana Mundial de la Continencia Urinaria con la participación del responsable de la Unidad de Urología Funcional, Pedro Blasco, en dos foros virtuales de un evento que tiene como fin visibilizar una enfermedad "poco conocida y estigmatizada".

Se trata, en suma, de una campaña divulgativa organizada, por tercer año consecutivo, por la asociación de incontinencia anal (ASIA) con el soporte de distintas sociedades científicas al objeto de visibilizar el problema de la incontinencia urinaria y fecal junto a las soluciones clínicas de las que disponen los pacientes.

En España, más de seis millones de personas sufren incontinencia urinaria y, entre dos y cuatro millones incontinencia anal. Ambas patologías provocan un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes y, sin embargo, los especialistas consideran estas cifras sólo aproximativas, dado que el estigma social que rodea a esta enfermedad dificulta el conocimiento de una realidad mayor, ocultada porque quienes la padecen no consultan a su médico por miedo o pudor.

Precisamente, el nuevo contexto sanitario, según apunta Pedro Blasco, "agudiza aún más este problema, ya que no es una enfermedad considerada urgente por su gravedad, como ocurre con las oncológicas, y propicia que se considere en un segundo plano". Pese a ello, apostilla, "es una patología con un importante impacto en la calidad de vida de las personas que la padecen cuyo silencio las condena al
aislamiento y a no tener la oportunidad de conocer que existen terapias y métodos para recuperar la continencia.

"Los profesionales involucrados en la atención de esta patología estamos obligados a dar visibilidad a esta patología en esta nueva situación", ha añadido. La importancia de la incontinencia urinaria la convierte en la tercera afección que más merma la calidad de vida, por delante de patologías como la diabetes, la artritis reumatoide o la enfermedad cardíaca. Además implica un gran impacto económico
para el sistema sanitario a través de los pañales, que son uno de los productos sanitarios de mayor consumo.

Las dos webinar en las que participa el urólogo Pedro Blasco, como docente experto, se enmarcan en las actividades organizadas en esta campaña identificada simbólicamente con los dedos cruzados hacia abajo. Están dirigidas tanto a profesionales como pacientes, con el objetivo dar visibilidad a una enfermedad
desconocida e invalidante, intentar romper el estigma social que la envuelve y dar a conocer a los pacientes que existen profesionales y unidades clínicas involucrados en la solución del problema.

La incontinencia urinaria, o manifestación por parte del paciente de escape de orina,es una disfunción asociada a la calidad de vida, cuya importancia se acrecienta dada su alta prevalencia. Puede afectar a ambos sexos en todas las edades de la vida; sin embargo, su incidencia aumenta con la edad, siendo máxima en la vejez y muy alta en la mujer en su etapa post-menopáusica. Aunque los datos de prevalencia son
variables, se estima que la padece aproximadamente el 5 por ciento de la población en general y un 10 por ciento de las mujeres adultas la sufre haciéndose más frecuente con el envejecimiento.

De este modo, aunque la incontinencia más comúnmente conocida es la incontinencia urinaria femenina de esfuerzo --asociada al proceso del embarazo y parto de las pacientes--, se trata de una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad y que no es exclusiva de ningún sexo. Así existe la incontinencia en la infancia --enuresis infantil--, en la edad adulta --incontinencia de esfuerzo, incontinencia de urgencia, incontinencia mixta femenina y masculina-- y la de los mayores en los que, además de las descritas, pueden sumarse problemas de movilidad que dan lugar a la incontinencia funcional --pacientes, que, sin alteración del tracto urinario, presenta incontinencia por imposibilidad de llegar a tiempo al baño--.

Informar acerca de esta enfermedad, de las opciones de tratamiento junto a la resolución de dudas de los pacientes en unas circunstancias sanitarias nuevas han constituido los contenidos de las dos webinar en las que ha participado el experto del Hospital Universitario de Valme. La primera, organizada por la Asociación de Incontinencia Anal (ASIA) conjuntamente con varias sociedades científicas y una segunda webinar organizada por la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Para Blasco, "el éxito de esta campaña se basa en aunar en sus encuentros a profesionales y pacientes en un plano colaborativo, lo cual mejora la transmisión de información y la corresponsabilidad de los pacientes en el abordaje de esta patología". Como novedad, la campaña divulgativa de este año está inmersa en un nuevo contexto sanitario; de ahí que los foros virtuales contemplen abordaje asistencial diferente en la era Covid y la planificación a la normalidad, tiempo postcovid, con una adaptación a la situación existente.

En este sentido, Blasco incide en el hecho de la telemedicina como herramienta potente que ha llegado para quedarse; sin embargo, "no es extrapolable a todos los pacientes". Atendiendo a las recomendaciones de las guías clínicas internacionales de Urología, este especialista subraya las nuevas tecnologías como aliadas para la nueva época en la relación con el paciente; pero siempre tras una categorización de los afectados donde se priorice los que no pueden esperar y los que tienen que acceder a intervenciones o estudios presenciales. O sea, según subraya "una oportunidad para reinventar el abordaje de esta patología, cambiando el formato asistencial pero sin que afecte a la calidad del contenido de la atención".

Contador