El Infanta Luisa de Sevilla apunta a la osteotomía como alternativa a la prótesis en jóvenes con displasia de cadera

El jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, Abraham García Mendoza.
El jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, Abraham García Mendoza. - QUIRÓNSALUD INFANTA LUISA
Publicado: lunes, 6 mayo 2024 13:19

SEVILLA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla posiciona la técnica osteotomía periacetabular como la mejor alternativa a la prótesis en jóvenes con displasia de cadera, evitando tener que pasar por quirófano varias veces en su vida para la renovación de la prótesis con los mejores resultados para solucionar esta patología.

En este sentido, el jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, Abraham García Mendoza, ha señalado que, con esta novedosa técnica, "los pacientes sólo tendrán que pasar por quirófano una vez en su vida", mientras que si un paciente es portador de una prótesis durante muchos años "inevitablemente va a necesitar numerosas intervenciones quirúrgicas" debido al transcurso del tiempo, ya que la duración máxima de este aparato son unos veinte años, según recoge el Hospital en una nota de prensa.

La displasia de cadera es el término utilizado para indicar que la cavidad de la cadera o cotilo no alcanza a recubrir por completo la porción esférica del extremo superior o cabeza femoral. "Esta afección es la causante de entre el 20-50% de todos los casos de artrosis degenerativa temprana de la cadera en adultos", ha subrayado García Mendoza.

Así, el traumatólogo explica que detrás de su aparición hay una serie de factores predisponentes clásicos, entre ellos, los factores hereditarios por parte del padre o bien por parte de la madre. Asimismo, mujeres, primogénitos y bebés nacidos con mucho peso y presentaciones de nalgas son otros colectivos propensos a sufrirla. "Si no se trata adecuadamente y a tiempo, puede generar diversas complicaciones", ha apostillado.

"Son pacientes que suelen tener cojera, discrepancia en la longitud de los miembros e incluso contracturas al nivel de la zona lumbar que van a hacer que el caminar no sea adecuado y es por ello por lo que normalmente lo diagnosticamos a edades tempranas", ha apuntado, al tiempo que precisa que, "cuando ya se diagnostica en pacientes de mayor edad, el problema es que su evolución es a una artrosis precoz y la necesidad de artroplastia de cadera es inevitable".

Cabe recordar que, aunque la prótesis es un método "eficaz" frente a esta afección, su prescripción se desaconseja en personas jóvenes, puesto que "los resultados de las prótesis a corto medio plazo sí son muy buenos, pero si un paciente es portador de una prótesis durante muchos años eso significa que va a necesitar muchas intervenciones a lo largo de su vida", ha puntualizado el especialista.

Como alternativa, la osteotomía periacetabular es una novedosa técnica que evita tener que recurrir a la prótesis. Tal y como expone el traumatólogo, "esta intervención consiste en la realización de una serie de osteotomías en el cotilo, es decir, cortes en el hueso para cambiar su orientación y así conseguir que la cadera tenga una cobertura idónea". "De esta forma, el reparto de las cargas sería homogéneo en toda la cabeza femoral y así evitaríamos la aparición de una artrosis precoz", ha añadido.

El rango de edad ideal para esta intervención es por debajo de los 30 años, aunque también existen otras indicaciones. Es importante que tengan un índice de masa corporal inferior a 30, que tengan una buena congruencia articular y, sobre todo, que sean pacientes sintomáticos, así como la integridad del cartílago articular, la cual se presupone en pacientes por debajo de 30 años. Y es que "a estas edades el cartílago probablemente va a estar indemne y el pronóstico es mejor", ha matizado el doctor.

Una vez hecha la intervención, "los pacientes recuperarán la movilidad normal de la cadera tras el proceso de posoperatorio", ha aclarado, y a su vez ha detalla que "son pacientes que al día siguiente de la operación están movilizándose y sentándose, pueden poner el pie en el suelo desde el día siguiente a la intervención, pero no permitimos las carga durante tres semanas". Al hilo, el traumatólogo ha precisado que a partir de las tres semanas comienzan con la carga parcial asistida y a partir de la sexta semana, ya empiezan con la carga total. "Al principio con muletas y luego iremos soltando con los bastones", ha señalado.

Leer más acerca de: