Una investigación remonta al siglo XVIII la tradición lebrijana de las Cruces al ser "prohibidas" en 1714

Sevilla.- Una investigación remonta al siglo XVIII la tradición lebrijana de las Cruces al ser "prohibidas" en 1714
AYUNTAMIENTO DE LEBRIJA
Publicado 07/05/2019 12:27:05CET

LEBRIJA (SEVILLA), 7 May. (EUROPA PRESS) -

El investigador Diego Romero, autor del artículo "Las Cruces de Mayo de Lebrija: una fiesta popular con más de 300 años de Historia", publicado en la revista Archivo Hispalense, sostiene que la tradición de las populares Cruces de Mayo de dicha localidad del Bajo Guadalquivir se remonta "como mínimo, a inicios del siglo XVIII".

El Alcalde de Lebrija, Pepe Barroso, ha recibido al citado investigador en una reunión de trabajo en la que se han puesto las bases para la celebración de un simposio dedicado a la fiesta lebrijana más popular, trascendiendo durante el encuentro que una referencia en uno de los libros de fábrica del archivo de la Parroquia de la Oliva puso a este investigador lebrijano sobre la pista de la datación histórica de las Cruces de Mayo. En concreto, Romero encontró una "prohibición de la fiesta fechada en 1714".

Con este dato, según Diego Romero, puede afirmarse que "las Cruces de Mayo se remontan, como mínimo, a inicios del Siglo XVIII, con lo que tienen más de 300 años de antigüedad". El hallazgo de esta referencia para una fiesta que, prácticamente y dado su carácter popular, no ha dejado registros históricos, se antoja especialmente interesante y ha servido a Diego Romero para "contextualizar y analizar en profundidad el origen más remoto de esta festividad", origen que el investigador vincula "al culto a Baco y a la diosa Bona Dea, divinidades de época romana".

Dada la importancia del hallazgo y el gran valor histórico, cultural e identitario de las Cruces de Mayo, la reunión ha servido, así para establecer las bases para la celebración, el próximo mes de noviembre, de un simposio dedicado a las Cruces de Mayo.

Contador