19 de febrero de 2020
 

Junta acepta la dimisión de Sánchez de su puesto de directora del Instituto de Cualificaciones Profesionales

Actualizado 02/07/2015 15:03:46 CET
Pilar Sánchez, Del PSOE De Jerez
EUROPA PRESS/ARCHIVO

SEVILLA, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía ha aceptado la dimisión de la exalcaldesa socialista de Jerez de la Frontera (Cádiz) Pilar Sánchez de su puesto técnico de directora del Instituto de Cualificaciones Profesionales, después de que el Juzgado de lo Penal número 3 de la localidad la haya condenado a dos años de prisión, nueve de inhabilitación especial para cargo público y al pago de una multa de 8,6 millones de euros por el 'caso desvío de fondos', que investigaba la utilización de fondos del Plan E para pagar nóminas municipales.

En un comunicado, la Consejería expone que Sánchez --que también ha solicitado su baja del PSOE-A-- ha comunicado que, a la vista de la sentencia condenatoria, presenta su dimisión "irrevocable" al puesto técnico de directora del Instituto de Cualificaciones Profesionales de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte "para no perjudicar la imagen pública de la Junta de Andalucía y al proyecto que representa, con el convencimiento de que en la segunda instancia, que será la Audiencia Provincial de Cádiz, prevalecerá la razón y podré demostrar mi inocencia ante tamaña injusticia".

El abogado de Sánchez, Juan Manuel Montes, ha confirmado a Europa Press el sentido de la sentencia, que ha avanzado que recurrirá ante la Audiencia Provincial de Cádiz.

El fallo judicial declara a Sánchez responsable de un delito continuado de prevaricación en concurso medial con el de fraude en subvenciones. Por el delito de fraude en subvenciones fija dos años de inhabilitación y siete años por el de prevaricación. Además, la condena a dos años de prisión y al pago de una multa de 8,6 millones.

SÁNCHEZ ASEGURÓ QUE NO SE LLEVÓ "NADA"

Cabe recordar que el juicio quedaba visto para sentencia el pasado 17 de junio tras cuatro sesiones. El Ministerio Fiscal solicitaba tres años de cárcel, 12 de inhabilitación especial para cargo público y una multa de 8,6 millones de euros.

El fiscal sostuvo durante el juicio que existió prevaricación porque la exalcaldesa usó los fondos de la cuenta restringida del Plan E "sabiendo que no se podían usar para pagar la nómina".

Por su parte, el abogado de Sánchez pidió la libre absolución de su patrocinada, sosteniendo que no cometió "ninguna ilegalidad" y se limitó a usar fondos públicos para cumplir "una obligación" de cualquier alcalde como es el pago de las nóminas a la plantilla.

En la última sesión del juicio, la procesada aseguró que no se llevó "nada", que no fue la beneficiaria y que tampoco lesionó al Ayuntamiento. Asimismo, se mantuvo firme en que adjudicó todas las obras del Plan E, cumplió con el objetivo de creación de empleo y en que las operaciones financieras para reponer las cantidades tardarían más o menos en llegar, pero "siempre se hacían".