Un libro profundiza en la "contextualización arqueológica" del "tesoro" de monedas romanas de Tomares

Monedas romanas de Tomares
ARCHIVO
Publicado 21/12/2018 17:53:40CET

SEVILLA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Museo Arqueológico de Sevilla ha sido el escenario de la presentación del libro "El Tesoro del Zaudín: contextualización arqueológica del conjunto numismático tardoantiguo de Tomares", obra
editada por los arqueólogos Jacobo Vázquez y Pablo Garrido y que profundiza en el conjunto de 19 ánforas cargadas de monedas romanas descubierto en Tomares el 27 de abril de 2016, en el marco de las obras de acondicionamiento del parque periurbano de El Zaudín, en Tomares.

La presentación del libro, según informa el Ayuntamiento de Tomares, contó con la presencia del director general de Bienes Culturales y Museos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Marcelino Sánchez; la directora del museo, María Soledad Gil; el alcalde del citado municipio, José Luis Sanz; y Jacobo Vázquez y Pablo Garrido como editores del mismo.

Vázquez y Garrido, que han coordinado un trabajo en el que han participado 14 especialistas, resaltaron el valor histórico del hallazgo, ya que en palabras de Vázquez, "nos encontramos ante el mayor conjunto numismático (antiguo) encontrado en la Península Ibérica", toda vez que este libro pretende explicar el "tesoro" de Tomares o del Zaudín y "el carácter histórico de esa época".

Por su parte, José Luis Sanz abogó por que "en el futuro, Tomares cuente con un espacio físico en el que poder albergar, al menos, parte de este descubrimiento", dado que el mencionado "tesoro" se encuentra actualmente en manos del Museo Arqueológico de Sevilla y su equipo técnico.

A tal efecto, recordemos que el resultado de una conferencia protagonizada recientemente por el profesor de arqueología de la Universidad Hispalense Enrique García Vargas, quien forma parte del equipo de científicos que investiga este "tesoro" descubierto fortuitamente,

Y es que García Vargas explicaba que mientras las 19 ánforas y las 105 monedas descubiertas por separado en la excavación arqueológica sumarían más de 50.000 piezas monetarias, hasta ese momento habían sido limpiadas y consolidadas unas 3.200 monedas y unas 2.850 de ellas habían sido ya "catalogadas". Al respecto, precisaba que la moneda más reciente correspondería al año 312 después de Cristo, con lo que, "el tesoro tuvo que ser enterrado después" del momento de ser acuñada y puesta en circulación dicha moneda.

No obstante, Enrique García Vargas avisaba de que la cronología del tesoro aún constituye un "problema" científico, porque las once ánforas que fueron descubiertas intactas y selladas aún no han sido abiertas por los investigadores y las monedas que contienen podrían deparar novedades en cuanto a la fecha más temprana de "ocultación" de este tesoro.