Los ocho trabajadores de los servicios externalizados de Calar Alto firman su baja voluntaria, según CSIC

Publicado 17/03/2014 19:45:44CET

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ocho trabajadores de cocina y limpieza, los servicios que han sido externalizados en el Centro Astronómico Hispano-Alemán (CAHA) de Calar Alto, en Gérgal (Almería), han firmado este lunes sus bajas voluntarias, por las que serán indemnizados con más de 611.000 euros en total.

Según han explicado a Europa Press fuentes del CSIC, los ocho empleados han pactado recibir 40 días por año trabajado y las indemnizaciones van desde los 21.000 euros del trabajador con menos antigüedad hasta los 114.000 que recibirá el empleado más veterano. Entre las indemnizaciones hay otras de 102.000, 100.000 y 98.700 euros.

De acuerdo a las bajas firmadas este lunes es el último día de trabajo para los ocho empleados, que quedarán desvinculados del CAHA después de la cena de hoy, han especificado las mismas fuentes. Desde mañana, la empresa Vidamar, adjudicataria del contrato de estos servicios después de que el CAHA decidiera externalizarlos para ahorrar unos 400.000 euros, se encargará de la comida y la limpieza del centro astronómico.

Las bajas voluntarias se han producido tras una reunión de conciliación mantenida la semana pasada y de que a lo largo de los últimos días se hayan ido cerrando con los abogados y representantes de los trabajadores las condiciones de las mismas, han explicado en el CSIC.

Cabe recordar que los servicios de limpieza y cocina han sido contratados a un precio de 100.000 euros frente a los 500.000 que se venía pagando por los contratos. Desde el consejo han explicado que se trató de negociar con los empleados, tres cocineros y cinco personas del departamento de limpieza, para que los sueldos del personal afectado "se equiparasen" a los de otros trabajadores y funcionarios del CSIC.

Por su parte, los trabajadores han amenazado con convocar una huelga ante la "inoperativa" situación en la que se encuentra el observatorio ante la caída del presupuesto para este año, en el que cuenta con 1,6 millones de euros corregidos con remanentes hasta los 2,2 millones.

Así, los representantes de los trabajadores han venido rechazado las cifras ofrecidas por el CSIC en cuanto a gastos y ahorros. "Lo que nos han dado han sido números e imposiciones", han explicado desde la parte social. En este sentido, a primeros de este mes anunciaron que la asamblea de trabajadores había planteado ir a la huelga para reivindicar un presupuesto mejor.