Actualizado 09/11/2012 06:42 CET

El pleno del Ayuntamiento debate este viernes las ordenanzas fiscales de 2013

La oposición y el CESS han censurado duramente las nuevas ordenanzas pero el Gobierno municipal alega la congelación de los impuestos

SEVILLA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Ignacio Zoido (PP), celebra este viernes un pleno de carácter extraordinario para debatir el proyecto de nuevas ordenanzas fiscales pergeñado por el Gobierno municipal para el ejercicio 2013.

El proyecto de ordenanzas fiscales para el ejercicio 2013, en concreto, congela los tipos y tarifas de cinco impuestos como el de bienes inmuebles (IBI), de actividades económicas (IAE), de vehículos de tracción mecánica (IVTM) y de construcción, instalaciones y obras (ICIO). De otro lado, más de 20 tasas como la de los documentos o la recogida de basura experimentan un incremento del tres por ciento, toda vez que la zona azul y la grúa suben aproximadamente un seis por ciento, los precios del Instituto Municipal de Deportes (IMD) un siete por ciento con carácter general y las tarifas de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) una media del cinco por ciento, aunque en estos últimos casos se recogen fuertes picos en algunos conceptos. Las nuevas ordenanzas, además, incluyen nuevos tipos en varias de las tasas y suprimen la bonificación por domiciliación en el caso del IBI.

EL DICTAMEN DEL CESS

El Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), un órgano consultivo formado por representantes de los agentes sociales de la ciudad, aprobó recientemente, y por primera vez por unanimidad, un dictamen que reclamaba reducir los tipos impositivos de los impuestos de bienes inmuebles y de construcción, instalaciones y obras, oponiéndose frontalmente al incremento de las tarifas del transporte público y de las instalaciones deportivas.

El dictamen del CESS, recogido por Europa Press, lamentaba por ejemplo que el Ayuntamiento hispalense haya tomado como referencia la evolución interanual del índice de precios de consumo (IPC) registrada el pasado mes de marzo, con una subida del tres por ciento, y argumente que la subida lineal de las tasas no alcance el incremento interanual del IPC registrada en septiembre (3,5%). Porque, según el dictamen, la evolución del IPC fue del 1,9 por ciento en junio y del 2,7 por ciento en agosto, siempre por debajo de los valores señalados por el Consistorio.

El CESS analizaba además la congelación de los citados impuestos porque, pese a todo, "algunos" de ellos se encuentran ya en el tipo "máximo" de aplicación. En ese sentido, el dictamen reclamaba una reducción del tipo impositivo del IBI a cuenta de la subida del diez por ciento experimentada anteriormente por orden del Gobierno central del PP y la "continuidad del actual sistema de bonificaciones por domiciliación".

"INACEPTABLES" LOS NUEVOS TIPOS IMPOSITIVOS

Además, el dictamen del CESS veía "inaceptables" los nuevos tipos impositivos encuadrados en las tasas de documentos y servicios urbanísticos de la Gerencia de Urbanismo, dado que "sólo se justifican por el afán recaudador". Tampoco "procede", según este borrador de dictamen, subir un tres por ciento la tasa por apertura de establecimiento ni incrementar la tasa por la recogida de residuos sólidos urbanos, rememorando el documento el crecimiento ya experimentado anteriormente por este último concepto.

El gobierno municipal del PP, de su lado, defiende que la subida general de las ordenanzas fiscales no supera la evolución del 3,5 por ciento experimentada por el IPC el pasado mes de septiembre, destacando que los principales impuestos son congelados