Publicado 23/12/2021 12:03CET

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprueba la reforma de los estatutos del Alcázar para "profesionalizar" la gestión

Archivo - Entrada principal del Alcázar de Sevilla.
Archivo - Entrada principal del Alcázar de Sevilla. - MARÍA JOSÉ LÓPEZ / EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado este jueves la reforma de los estatutos del Real Alcázar y la Casa Consistorial, en virtud del cual y como novedad se creará un Consejo Consultivo formado por doce expertos de reconocido prestigio y solvencia para que, con voz pero sin voto, puedan asesorar a los órganos de gobierno del Alcázar en las decisiones relacionadas con temas "claves" para este complejo palaciego Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad junto con el Archivo de Indias y la Catedral que visitan al año 2,1 millones de personas.

Con los votos afirmativos de PSOE, PP, IU-Podemos (Adelante Sevilla) y la concejal no adscrita Sandra Heredia, el Pleno ha revalidado la reforma de unos estatutos que datan de 1995 y que había que reformar para "adaptarlos" a la Ley, al tiempo que con el cambio se impulsa la "profesionalización" de la gestión del Alcázar, ha defendido la presidenta del Pleno y alcaldesa en funciones, la socialista Sonia Gaya.

El texto aprobado ha llegado al último Pleno municipal del año después de haber sido negociado con los grupos políticos, según ha remarcado Gaya, aunque han sido finalmente PP y Adelante Sevilla los que han decidido apoyarlo. Cs se ha abstenido alegando "falta de transparencia", en palabras de su portavoz, Álvaro Pimentel (ya incorporado de su cuarentena por Covid), y Vox ha votado en contra por entender que los nuevos estatutos "politizan" el Alcázar.

El PP, muy crítico con la primera propuesta presentada por el gobierno municipal, ha resaltado que la reforma aprobada "enriquece" el primer borrador y es un "ejemplo" de la "voluntad" de su formación por llegar a acuerdos, ha manifestado Rafael Belmonte, portavoz adjunto del grupo municipal popular.

Tras la reforma, los órganos de gobierno del Real Alcázar (Consejo Rector y Comisión Ejecutiva) asumen el principio de representatividad de la propia Corporación municipal --es decir, representantes elegidos democráticamente en las elecciones al Ayuntamiento--, ha detallado el Ayuntamiento en una nota de prensa.

Así, el Consejo Rector estará conformado por los representantes de la Corporación municipal más cuatro de los miembros de la Comisión Permanente del Consejo Consultivo. Además, a la Comisión Ejecutiva, junto con la representación política, asistirá la Presidencia de la Comisión Permanente del Consejo Consultivo, con voz pero sin voto. Se recoge, asimismo, una sesión solemne y conjunta del Consejo Rector y el Consejo Consultivo para la presentación del informe y la memoria anual.

Los informes del Consejo Consultivo, aunque preceptivos, no serán vinculantes, "a tenor de la interpretación de la Secretaría General del Ayuntamiento con respecto a la legislación actual de órganos autónomos locales". No obstante, cuando el Consejo Rector se aparte del dictamen, deberá motivar expresamente su decisión. Y ese Consultivo habrá de pronunciarse sobre cuestiones de "capital importancia" dentro de la gestión del recinto palaciego, entre ellas el anteproyecto de presupuestos, las estrategias de gestión, uso y conservación, los planes para conservación y restauración, el Plan Director y la programación cultural. Se trata, por tanto, de un Consejo Consultivo al que se le atribuye el máximo de facultades que permite la ley en cuanto a este tipo de órganos, al determinar las políticas cultura, presupuestaria y de conservación del monumento.

Junto con estos órganos, se apuesta por la profesionalización de la gestión otorgándose poderes ejecutivos al alcaide --hasta ahora solo representativos-- y creándose las figuras de una Gerencia, con competencias de gestión administrativa, económica y recursos humanos, y una Dirección General de Conservación, cuyas competencias serán en materia de patrimonio cultural y conservación. Se separa pues la gestión administrativa de la estrictamente patrimonial, que hasta ahora se encuentran en unas únicas manos.

Contador