El pleno municipal desestima las alegaciones a las ordenanzas de 2019 y las aprueba definitivamente

Publicado 27/12/2018 19:23:02CET

Espadas defiende que Sevilla queda con "la menor presión fiscal", PP y Cs esgrimen su "papel" y Participa e IU acusan al PSOE de "giro a la derecha"

SEVILLA, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Ayuntamiento de Sevilla ha desestimado este jueves las alegaciones promovidas por el PP, Cs y Facua al documento provisional de las ordenanzas fiscales de 2019, aprobando definitivamente las mismas con un debate plenario en el que el Gobierno local del socialista Juan Espadas ha defendido que la ciudad queda con "la menor presión fiscal" de los últimos años, PP y Cs han señalado su "papel decisivo" en la reducción fiscal y Participa e IU han acusado al PSOE de consumar su "giro a la derecha".

Groso modo, las ordenanzas fiscales diseñadas por el Gobierno local socialista para 2019 están marcadas por una bajada del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) del cinco por ciento en el caso de los edificios residenciales, merced a la rebaja del tres por ciento pactada por Cs con el PSOE y profundizada hasta el cinco por ciento a instancias del PP. Media además una reducción del uno por ciento del tipo diferenciado de este impuesto con efecto en los inmuebles no residenciales sujetos a actividad económica.

Además, media un descenso del 3,5 al 3,25 por ciento en el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), así como una bonificación del 95 por ciento del IBI para aquellos propietarios que cedan sus viviendas a la Empresa Municipal de la Vivienda (Emvisesa) para el alquiler de las mismas, toda vez que en líneas generales el resto de impuestos, tasas y precios públicos quedarían congelados.

A partir de ahí, y teniendo en cuenta que el reglamento impide formular enmiendas a los impuestos, precios o tasas que no haya subido o bajado el Gobierno local en su propuesta, la comisión de Hacienda sometió después a votación 91 enmiendas de la oposición al texto inicial, siendo aprobadas nueve enmiendas del PP, cinco de Ciudadanos, cinco de Participa y cinco de IU, si bien después habrían decaído una de IU censurada por la Intervención y tres de Cs al estar abarcadas por una instrucción de la Agencia Estatal Tributaria.

Así, el texto de las nuevas ordenanzas incorporaba enmiendas del PP que incidían en la cuota de la tarifa de servicios urbanísticos por la tramitación de convenios urbanísticos a instancia de parte y suponen una bajada del 20 por ciento en las cuotas de las tasas por los documentos expedidos a instancia de parte por la Gerencia de Urbanismo, de cementerio y de recogida de basura, siempre que en todos estos casos se trate de contribuyentes en dificultad económica.

Además, las enmiendas del PP incorporadas implican reducir a la mitad las tasas de mercados municipales mientras el contribuyente haga obras en su puesto, se encuentre en situación de incapacidad temporal o sufra un retraso en la tramitación de una concesión por parte del Ayuntamiento, así como rebajas del diez por ciento en la tasa de mercados municipales por la adjudicación del puesto y otra reducción en el caso de traspasos de puestos.

Las enmiendas de Cs incorporadas al texto, de su lado, implican la obligación del deudor de comunicar su situación de insolvencia provisional a la Agencia Tributaria, así como que no se computen los ingresos de la ayuda a la dependencia para solicitar determinadas ayudas al pago del IBI.

En cuanto a Participa, sus enmiendas están dirigidas a extender las bonificaciones de familias numerosas a las familias monoparentales o monomarentales, el mismo extremo en el Instituto Municipal de Deportes (IMD) y en la tarifa del transporte urbano, y modificar parcialmente la ordenanza fiscal de medidas de solidaridad social, además de la exención de precios de servicios relacionados con la protección animal en el caso de personas con disminución visual o perro guía a su cargo.

MÁS ENMIENDAS

Finalmente, las enmiendas de IU incorporadas implican suprimir en el texto del IBI un párrafo relacionado con la suspensión cautelar de la Ley de 2013 de función social de la vivienda, aumentar al cinco por ciento la bonificación por domiciliación en la ordenanza de recaudación e inspección, una reducción en los precios del zoosanitario para fomentar las adopciones e incrementar el precio de la publicidad cuando se trate de casas de apuestas.

Dado el caso, el pleno hispalense aprobaba provisionalmente el pasado 5 de noviembre las figuras tributarias modificadas en las nuevas ordenanzas, o sea el IBI, el ICIO, la ordenanza de servicios urbanísticos, la de gestión, recaudación e inspección y la de medidas de solidaridad social, junto con las citadas 20 enmiendas incorporadas a las nuevas ordenanzas merced a los grupos de oposición --nueve del PP, dos de Cs, cinco de Participa y cuatro de IU--.

Tras ser sometido el documento de aprobación provisional de las nuevas ordenanzas al correspondiente proceso de información pública, Cs interpuso 20 alegaciones, el PP 31 y Facua seis, toda vez que este jueves el pleno del Ayuntamiento hispalense ha sometido a votación la desestimación de todas estas alegaciones por criterios "técnicos y jurídicos" y la aprobación definitiva de la modificación de las ordenanzas fiscales.

Durante el debate plenario, el portavoz de IU, Daniel González Rojas, ha criticado que con estas nuevas ordenanzas, el PSOE se sume "al discurso falaz de la derecha de que bajar impuestos siempre es bueno", avisando de que la reducción del IBI será "ínfima" para el 75 por ciento de los contribuyentes pero aminorará los ingresos municipales. "Es el giro definitivo de Juan Espadas a las políticas liberales, con estas ordenanzas de derecha con adornos de progresía barata", ha lamentado.

La portavoz de Participa, Susana Serrano, ha coincidido en que las nuevas ordenanzas confirman el "giro del PSOE a la derecha", defendiendo las enmiendas incorporadas por su grupo porque van "más allá del ahorro" y se traducen en "derechos" para las familias monoparentales o monomarentales, entre otros aspectos.

EL "PAPEL" DE PP Y CS

Por Ciudadanos, Javier Moyano ha defendido la idea de "cuadrar las cuentas" municipales pero "metiendo lo menos posible la mano en el bolsillo de la clase media y trabajadora", lo que le ha llevado a señalar el papel de Cs en la "reversión" de los incrementos fiscales.

En el caso del PP, el concejal Rafael Belmonte ha defendido el "papel decisivo" de su grupo en la bajada de impuestos de estas ordenanzas, si bien los populares apostaban por una reducción "más acusada" en diversos aspectos. Además, ha celebrado que los socialistas reconozcan la tesis del PP respecto a que "bajando los impuestos se recauda más" porque se estimula la economía.

Así, las alegaciones presentadas a las nuevas ordenanzas han sido desestimadas con la abstención de todos los grupos de oposición y el voto a favor del PSOE, mientras las modificaciones acometidas en el IBI, el ICIO y la tasa por la prestación de servicios urbanísticos han sido aprobadas definitivamente con el voto a favor del PSOE, el PP y Cs y el voto contrario de Participa e IU, y los cambios promovidos en la ordenanza municipal de medidas de solidaridad social por unanimidad.

Ha cerrado el pleno el alcalde, el socialista Juan Espadas, según el cual estas ordenanzas "completan el ciclo" del mandato municipal 2015-2019 dejando a la ciudad "con la menor presión fiscal" de los últimos años y "la más baja" de las ciudades españolas equiparables a la capital andaluza. Además, ha pedido que esta "capacidad" de acuerdo se extrapole a los nuevos presupuestos municipales, demandando de nuevo que la oposición haga una "abstención general" al proyecto presupuestario del Gobierno local socialista para 2019, al objeto de que la ciudad pueda contar con nuevas cuentas.

Contador