Actualizado 22/08/2021 16:58 CET

Precintados dos locales en Sevilla por venta de alcohol a menores y exceso de aforo

Archivo - Local precintado por vender alcohol para consumo en la vía pública, en foto de archivo.
Archivo - Local precintado por vender alcohol para consumo en la vía pública, en foto de archivo. - EMERGENCIAS SEVILLA - Archivo

La actuación preventiva de la Policía reduce botellones y aglomeraciones a las puertas de bares

SEVILLA, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

El dispositivo de fin de semana desplegado por la Policía Local se ha
saldado con 17 servicios para el control de botellones, dos denuncias por consumo de alcohol en la calle, la inspección de 28 establecimientos hosteleros y comerciales --de ellos cinco denunciados, dos precintados y 145 personas desalojadas--, y 42 servicios efectuados por ruido, de los que resultó una denuncia.

Desde la noche del viernes, en la Sala de Control del 092 de la Policía Local se gestionaron 246 sucesos. "A pesar de haber sido un fin de semana relativamente tranquilo, desde el cuerpo de la Policía Local seguimos trabajando para controlar la pandemia de la Covid-19, abortando las concentraciones de jóvenes o las actitudes irresponsables de algunos
establecimientos hosteleros, que son sólo una minoría, al tiempo que atendemos las denuncias vecinales por exceso de ruido para garantizar el derecho al descanso de la ciudadanía", ha destacado el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, en una nota de prensa.

"Son las prioridades en la asignación de efectivos durante los fines de semana, sin olvidar el trabajo habitual de gestión de sucesos y del tráfico", ha remarcado. De los dos precintos efectuados, uno correspondió a un comercio por venta de alcohol a menores, mientras el que otro fue un bar que excedía en un 50 por ciento el aforo permitido y, además, se incumplían las medidas de seguridad sanitaria para el control de la Covid, con clientes bailando en la pista de baile.

La actuación preventiva desplegada por la Policía Local antes del anochecer "permitió disuadir" concentraciones de jóvenes en la calle para beber alcohol, reduciendo la incidencia de las botellonas, "así como las aglomeraciones posteriores en las puertas de los bares", ha concluido Cabrera.

Contador

Para leer más