Actualizado 24/04/2012 17:05 CET

Proveedores de Dos Hermanas critican que Detea "no dé la cara", mientras un trabajador continúa subido en grúa

DOS HERMANAS (SEVILLA), 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Proveedores y constructoras subcontratadas por la empresa andaluza Detea para el desarrollo de BPO-5 en la zona de Entrenúcleos en el municipio sevillano de Dos Hermanas, enmarcada dentro del tercer plan de la vivienda nazareno y que cuenta con 379 viviendas protegidas, han asegurado que continuarán movilizándose y manteniendo parada la obra y critican que Detea "no dé la cara", a pesar de la deuda contraída con éstos.

El portavoz de los proveedores afectados y responsable de una de las constructoras subcontratadas por Detea, Joaquín Fuentes, ha explicado a Europa Press que el trabajador y también proveedor de Detea que se subió este lunes a la grúa y al que se le adeudan unos 400.000 euros ha pasado la noche arriba y continuará en esta "hasta que la empresa principal notifique el pago".

"No dan la cara y no quieren hablar, pero seguiremos con todo parado a la espera de que la empresa de que se pongan en contacto con nosotros para saber que está pasando", sentencia Fuentes, que subraya que la empresa promotora "sí esta por la labor" de pagar, pero que es Detea "la que no abona las cantidades", que se encuentran entre los 1,5 y los dos millones de euros.

Además, advierte de que ya hay vecinos que se acercan a la obra interesándose por la situación, especialmente los dueños de los pisos, "preocupados" por lo que pasará con unas viviendas que están prácticamente terminadas. Ante esta situación, los trabajadores y proveedores de estas viviendas protegidas han pedido una reunión con el alcalde de Dos Hermanas, el socialista Francisco Toscano, para plantearle la actual situación.

En este marco, cabe recordar que un grupo de medio centenar de proveedores y empleados pararon este lunes las obras con el objetivo de protestar por los casi dos millones de euros que aseguran les debe la constructora. "Si la constructora no nos paga a nossotros, difícilmente podremos seguir abonando las nóminas a los trabajadores", lamenta, tras recordar que esta deuda se ha ido acumulando a lo largo de 18 meses y que 400.000 euros es la "menor cuantía que se le debe a un proveedor".