Actualizado 28/06/2021 15:46 CET

PSOE y Cs de Bormujos (Sevilla) retoman su pacto de gobierno para que la localidad recupere la "estabilidad"

Archivo - Pleno del Ayuntamiento de Bormujos
Archivo - Pleno del Ayuntamiento de Bormujos - BORMUJOS - Archivo

BORMUJOS (SEVILLA), 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Después de que el pasado 8 de marzo el Grupo de Cs en el Ayuntamiento de Bormujos (Sevilla) diese por "finalizado" su acuerdo de gobierno con el PSOE, esgrimiendo la negativa del alcalde, el socialista Francisco Molina, a dimitir por el juicio que afronta por un presunto delito de prevaricación; y de que PP y Vox acordasen una moción de censura invitando a Cs a sumarse frente a la moción de censura previamente acordada entre PP y Cs; los grupos del PSOE y de la formación naranja han acordado reanudar su pacto para que la localidad recupere la "estabilidad", reincorporándose Cs a la acción de gobierno y haciendo Molina "un paréntesis" hasta ser resuelta su situación judicial.

   Así, según las fuentes consultadas por Europa Press, el acuerdo alcanzado implica que los concejales de Cs recuperen las delegaciones municipales y competencias a las que renunciaron en marzo al romper el pacto de gobierno, mientras después de que sean aprobados los nuevos presupuestos y diferentes proyectos de envergadura para la localidad, Francisco Molina delegará la Alcaldía de manera "accidental" en uno de los miembros del Grupo socialista, hasta que la Audiencia de Sevilla resuelva los recursos de apelación formulados en el procedimiento judicial que afronta.

   En concreto, el Grupo de Cs, comandado por Manuel Romero, rompió a mediados de marzo el acuerdo que tenía con el PSOE y gracias al cual cogobernaba en el Ayuntamiento junto a los socialistas, señalando la negativa del alcalde y de su edil de Obras Públicas, la también socialista Carmen Garfia, a dimitir por el juicio que afrontan por presunta prevaricación en una licencia de obras. Aunque el juicio estaba inicialmente fijado para el 14 de junio, fue aplazado al 6 de octubre merced a los recursos de apelación elevados por los encartados a la Audiencia de Sevilla y pendientes de resolución por dicha instancia.

   Tras romper Cs el pacto de Gobierno acusando al alcalde de negarse a dimitir, el PSOE avisaba de una "campaña de acoso y derribo" promovida por el PP y a la que a su entender se había sumado Cs, asegurando que en septiembre de 2020, "Ciudadanos recibió un ofrecimiento por parte del PP para una moción de censura, ofreciendo el PP la Alcaldía al portavoz de Cs", Manuel Romero.

TRAS LA RUPTURA DEL PACTO DE GOBIERNO

   En cualquier caso, tras la ruptura del pacto de gobierno, extremo que dejaba al PSOE con un gobierno en clara minoría, Cs emprendía una ronda de contactos para la conformación de un nuevo  gobierno alternativo "limpio" en materia judicial y que garantizase la estabilidad institucional en el municipio, con un agrio intercambio de acusaciones entre ambos partidos.

   Ha sido recientemente, cuando el PP y Vox han alcanzado un acuerdo para una moción de censura que desbancase del poder al PSOE, para dar lugar a un nuevo gobierno con el PP al frente, extremo que necesitaría el respaldo de Cs, ante lo cual el PP estaba insistiendo a dicha formación para que se incorporase a la operación.

   Ante ello, Cs reclamaba al PP que se atuviese a los términos de la moción de censura acordada entre populares y naranjas el pasado 10 de marzo, dos días después de romper Cs su acuerdo de gobierno con el PSOE, mientras el PP aseguraba que ya en septiembre de 2020 ofreció a Cs la Alcaldía mediante una moción de censura, sin cosechar éxito entonces.

LA IMAGEN Y REPUTACIÓN DE BORMUJOS

   En este convulso escenario, el socialista Francisco Molina ha defendido que la restitución del pacto de gobierno entre el PSOE y Cs está destinada a "garantizar la estabilidad de Bormujos por encima de cualquier otra cuestión", "con el fin de que la derecha y los especuladores no sigan manchando la imagen y reputación del pueblo de Bormujos".

   El portavoz de Ciudadanos, Manuel Romero, ha insistido en que "a diferencia de otros grupos", el suyo no defiende "intereses partidistas", sino el bien de la localidad. "Somos cinco concejales que venimos de la sociedad civil y que dimos un paso hacia la política con el único interés de mejorar el pueblo y la vida de los nuestros vecinos", ha apostillado Romero.

   "Ante un PP que ha mentido y jugado con los bormujeros, poniendo sus intereses partidistas y personales por delante de los de Bormujos", ambos grupos optan así por "la única vía posible para dar estabilidad y certeza a los bormujeros en unos tiempos muy duros, en los que necesitan, más que nunca, un gobierno estable, preparado y que dé seguridad". Por eso, ambas partes han acordado recuperar el pacto de gobierno inicial de 2019, para "desbloquear los asuntos más urgentes, así como los grandes proyectos en beneficio de los vecinos y vecinas de Bormujos", y garantizar la gobernabilidad del municipio.

   Como "gesto de buena voluntad", una vez que sean aprobados los nuevos presupuestos municipales y proyectos de envergadura, como los ligados a las ayudas para Estrategias de Desarrollo Sostenible e Integrado (EDUSI), el alcalde hará "un paréntesis hasta que se resuelvan los recursos interpuestos en la Audiencia provincial, en defensa de su presunción de inocencia", lo que se traducirá en que uno de sus ediles del PSOE ejercerá en su lugar como alcalde accidental.

   Ante ello, Romero ha destacado la importancia que para Ciudadanos ha tenido este "gesto de buena voluntad". "Otros seguirán con su política de destrucción y mentiras, como vienen haciendo, y serán hasta capaces de criticar que evitemos que Bormujos se quede sin servicios esenciales, pero a nosotros nunca nos encontrarán en la destrucción y la crispación, sino en la construcción y los acuerdos", ha añadido el portavoz de Ciudadanos, que ha defendido que su grupo "siempre" ha estado centrado en trabajar por el municipio.