Actualizado 03/07/2007 20:40 CET

Sevilla.- El cuadro 'Santa Rufina' sale a subasta mañana en Londres a un precio de salida de nueve millones

El Ayuntamiento cree que "hay opciones" para que la obra atribuida a Velázquez acabe en el Museo de Bellas Artes

SEVILLA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La firma Sotheby's subastará mañana en la capital británica, dentro de su puja de pintura antigua, el cuadro atribuido a Velázquez 'Santa Rufina', que ha despertado un gran interés en la ciudad natal del pintor, Sevilla, y que tendrá un precio de salida de nueve millones de euros.

Según fuentes de la casa de subastas, consultadas por Europa Press, el interés internacional por esta pieza les ha llevado a organizar exposiciones con este lienzo en diferentes ciudades, como Nueva York, Madrid, Los Ángeles, la capital hispalense y Londres.

Tras este periplo, finalmente la obra será puesta a la venta el miércoles, con un precio que partirá de los nueve millones, en una puja que arrancará a las 19.00 horas --hora británica-- y que finalizará entrada la noche.

Hasta ahora, se conoce el interés del Ayuntamiento de Sevilla por conseguir que esta obra acabe en la ciudad, si bien, el Ministerio de Cultura ya descartó pujar por ella al "no poder improvisar" nueve millones de euros.

La Junta de Andalucía no ha querido aclarar si concurrirá a la subasta o no, limitándose a señalar que en estos asuntos es mejor no hacer comentarios públicos al respecto, a fin de que no se disparen los precios.

"EXISTEN OPCIONES"

El pasado 28 de junio, el delegado municipal de Cultura, Juan Carlos Marset, aseguró a Europa Press que "existen opciones" de que el cuadro atribuido a Velázquez 'Santa Rufina' acabe en la ciudad de Sevilla tras la subasta de Sotheby's, aunque no aclaró si será el Ayuntamiento u otra administración o entidad financiera la que estaría dispuesta a poner el dinero.

La Asociación Velázquez por Sevilla ha manifestado recientemente que aunque "lo deseable sería que la Consejería de Cultura participara en la subasta", el Ayuntamiento de Sevilla "tiene propuestas suficientes sobre la mesa para poder acudir a la compra del cuadro sin la presencia de la Junta de Andalucía y sin tener que recurrir al endeudamiento".

Al margen, con la colaboración de Cajasol, el Ayuntamiento hispalense y de la Asociación Velázquez por Sevilla han organizado una cuestación popular para recaudar fondos para adquirir el cuadro. En concreto, se abrió una cuenta corriente que todavía acepta donativos de un mínimo de cinco euros. En total, se han recaudado unos 15.000 euros, de los que 6.000 fueron puestos por la propia asociación.

La última vez que 'Santa Rufina' apareció en el mercado fue en 1999, en una subasta de Christie's en Nueva York, con una estimación de salida de tres millones de dólares, que finalmente alcanzó el precio de 8,19 millones. Aunque el Ministerio de Educación y Cultura pujó, la obra quedó en manos de un coleccionista.

El pasado 22 de junio, cuando el cuadro estuvo expuesto en el Ayuntamiento, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, retó a los ciudadanos, empresarios e instituciones de la ciudad a recuperar el cuadro 'Santa Rufina' para llevarlo al Museo de Bellas Artes y crear allí una sala dedicada a Velázquez, también con la obra 'La imposición de la casulla a San Ildefonso', que cederá el Ayuntamiento, y aseveró que aunque "la ciudad no ha tenido mucha suerte con Velázquez, en este momento crucial, obras son amores".

HISTORIA DEL CUADRO

Según destacan los expertos de Sotheby's, como pintor de la corte de Felipe IV, Velázquez (1599-1660) se dedicó principalmente a retratar la familia real española, y de vez en cuando a miembros de otras familias nobles europeas. Por lo tanto la mayoría de sus obras están en el Museo del Prado de Madrid, gran parte del resto en importantes museos internacionales y 'Santa Rufina' es una de las pocas obras que ha permanecido en manos privadas.

En contraste con la formalidad de las obras de la corte, 'Santa Rufina' es una imagen muy próxima y de gran simplicidad. Los rasgos humildes de la joven, pintados con un realismo contundente propio del estilo de Velázquez, sugieren que la obra fue pintada al vivo y puede que tenga algún parecido con el de una de las hijas del pintor, o Francisca o Ignacia, cuyas edades rondarían los 12 y 14 años cuando el lienzo se pintó a principios de la década de 1630.

La obra goza de una proveniencia de lo más ilustre, gran parte de la cual sólo ha salido a la luz recientemente gracias a los esfuerzos de investigación de los expertos de Sotheby's. Se cree que esta obra se puede identificar como "una pintura de Santa Rufina, de medio cuerpo. Con palma y unas tazas en las manos, original de Diego Velázquez, de tres cuartas y media de alto y dos tercias y dos dedos de ancho," tal y como consta en una copia del inventario de la colección del sexto Marqués del Carpio (1598-1661) --que se convirtió en válido del rey Felipe IV en 1643-- y cuya colección familiar superaría la cifra de 3.000 pinturas bajo su hijo el séptimo Marqués e incluye entre otras obras maestras la velazquiana Venus del espejo (también conocida como la Rokeby Venus) ahora en la National Gallery de Londres.

Sothevy's también sostiene que 'Santa Rufina' perteneció a Don Sebastián Martínez (1747-1800), un eminente coleccionista y amigo personal de Francisco de Goya, cuyo retrato por Goya cuelga hoy en el Metropolitan Museum de Nueva York. Además, a mediados del siglo XIX, la obra pasó a la colección de otro distinguido coleccionista español, el Marqués de Salamanca (1811-1883), y fue en una subasta de sus obras en Paris en 1867 que William Ward, primer Earl of Dudley y Viscount Ednam (1817-1885), la compró al igual que otras obras españolas muy importantes y permaneció en la colección de su familia hasta que fuera subastada otra vez en Londres medio siglo más tarde en 1925.