Actualizado 16/06/2007 13:32 CET

Sevilla.- Editado un diccionario del habla sevillana que reúne más de 3.000 definiciones coloquiales de "andar por casa"

'Dar jarilla', 'hacer tranfulla', 'malajá', 'fitetú', 'chocho' o 'quillo' son algunas de las expresiones que esta guía recopila

SEVILLA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El publicista Manuel González Salas (Málaga, 1923) ha publicado 'Diccionario del habla sevillana' (Almuzara), una curiosa recopilación de la fraseología, voces y matices peculiares del habla hispalense en 3.000 definiciones coloquiales de "estar por casa", que han sido revisadas, corregidas y aumentadas por su autor, tras más de cinco ediciones anteriores realizadas desde 1981, una de ellas a cargo de la Universidad de Sevilla, bajo el título 'Así hablamos (también)'.

En declaraciones a Europa Press, el autor de este diccionario de un "pueblo sabio, licenciado en ironía" explicó que este volumen ofrece las expresiones que, "siendo consustanciales en el decir de los sevillanos, no figuran sin embargo en el Diccionario de la Academia". Entre ellas, el autor destacó algunas como 'dar jarilla', 'hacerse el lipendi', 'tener las del beri', 'la muerte canina', 'chocho', 'hacer tranfulla', 'papafrita', 'quillo', 'esperar sentado' o 'malajá'.

Otras son simplemente defectos de dicción, aunque bastante generalizados, como 'almorroides' por hemorroides, 'dejince' por esguince, 'explotío' por explosión o 'daleao' por ladeado. "En definitiva es un mero reflejo de la especial idiosincrasia de los sevillanos, que por una cuestión temperamental tienden a aligerar, a no recrearse en la pronunciación, a acabar pronto la exposición de su discurso", comentó González Salas.

En esta línea, el responsable de este volumen, de algo más de 200 páginas, apuntó que el sevillano, por regla general, "empieza por comerse todo lo comible en materia lingüística, por ello raramente pronuncia la última letra de multitud de palabras". Este es el caso de 'Madrí', 'verdá', 'carce', 'albañí', 'poné', 'cogé', el 'Beti', 'Luí', 'Badajó' o 'Jeré'.

El diccionario, en definitiva, posee un cierto carácter didáctico ya que, en todos los casos, señala cuál es el uso correcto, si es que se trata de vicios de dicción. "Quienes hablan del 'médico de las agujas' sabrán que es el acupuntor, que 'el de los anises' es el homeópata, que 'el de las hierbas' es el naturista, que 'el de pago' es el de consulta privada y así sucesivamente", subrayó.

"Didáctico es el libro pero también recreativo, hasta el punto de que más de uno se verá retratado reconociéndose como protagonista de muchísimas situaciones en que antes no había caído", añadió este autor de 83 años, que confesó llevar reuniendo estas expresiones desde la juventud.

PIROPOS, EXAGERACIONES Y RIMAS

De igual modo, este trabajo incluye los piropos, exageraciones o rimas más comunes del habla sevillana. En cuanto a las exageraciones González Salas destaca las expresiones 'cientos de veces', 'más mieo que once viejas', 'menos dinero que uno que se está bañando' o 'está más callao que un puto'.

Del "irrefrenable impulso poético de poner rima a lo insospechado", resaltó las expresiones 'Mateos, que te veo', 'toma del frasco, Carrasco', 'el lío de Montepío', 'el truco del almendruco', 'de nada, monada' y 'a otra cosa, mariposa'.

Finalmente, acerca del piropo, González Salas aseguró que los sevillanos han sido los "números uno en el ejercicio chispeante del requiebro y la galanura". Así, recordó las expresiones 'vete por la sombra, guapa, que los bombones al sol se derriten' o 'estoy pensando y no sé, si el clavel te hace bonita, o tú bonito al clavel'.