Sevilla.- Enterrado eventualmente el yacimiento romano y paleocristiano de Estepa mientras el alcalde busca subvenciones

Actualizado 30/12/2007 11:43:24 CET

ESTEPA (SEVILLA), 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Estepa (Sevilla), gobernado por Juan García Baena (PSOE), ha cubierto provisionalmente con materiales geotextiles y tierra el yacimiento de la calle Mirasierra en el que se descubrieron dos viviendas romanas, una basílica paleocristiana con pila bautismal incluida y una necrópolis de 15 tumbas, toda vez que el alcalde estudia actualmente solicitar subvenciones a la Administración autonómica para poner en valor este nuevo activo patrimonial.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Estepa, Ezequiel Díaz, informó a Europa Press de que dada la llegada del invierno, el yacimiento de la calle Mirasierra ha sido cubierto por materiales geotextiles y rellenado de tierra para proteger los restos arqueológicos de la humedad y la lluvia, que podrían haber afectado a estos vestigios compuestos por dos viviendas romanas, una basílica paleocristiana y una necrópolis con 15 inhumaciones entre las que figuran algunos sarcófagos.

Mientras tanto, el alcalde espera solicitar ayudas a la Junta de Andalucía para recuperar y poner en valor el yacimiento, aunque aún debe dilucidar a qué plan autonómico recurre para reclamar tales subvenciones públicas.

El yacimiento arqueológico corrobora la existencia de la ciudad de 'Ostippo', remontando al siglo II después de Cristo la colonización romana gracias a este descubrimiento realizado en una finca de titularidad municipal del barrio de La Coracha que hace ya 40 años acogió unas primitivas catas arqueológicas. El conjunto de la necrópolis ocupa unos 400 metros cuadrados y el primer gran hallazgo fue una tumba romana datada en el siglo V después de Cristo y que contenía los restos mortales de un menor de edad.

El saldo de las excavaciones arrojó dos viviendas que podrían pertenecer al periodo comprendido entre los siglos II e IV d.C., una basílica paleocristiana y un baptisterio con una pila bautismal. Además, se han hallado en bastante buen estado de conservación 15 tumbas que incluyen niños y sarcófagos familiares. El descubrimiento, de cualquier manera, constata la presencia de pobladores en Estepa hace más de 1.800 años.