Actualizado 17/02/2007 16:05 CET

Sevilla.-PP censura la "improvisación" en el "tranvía de mentira" que es un "capricho electoral con gran impacto visual"

SEVILLA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Alicia Martínez, censuró hoy la "improvisación y la falta de planificación" del Consistorio hispalense en las obras del tranvía, al que calificó como "de mentira" y "un capricho electoral" que conllevará un "gran impacto visual".

En declaraciones a Europa Press, Martínez criticó a la Junta, que supervisa el proyecto, por "no parecer tener ningún problema en cuanto a éste impacto visual" y al alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, por "inventarse este proyecto de gran envergadura cuando ni siquiera tiene la certeza de que la obra del metro se inaugurará a tiempo".

"Igual que ocurre --continuó la portavoz popular-- con la Comisión de Patrimonio Histórico, que permanece callada ante la colocación de las catenarias y posteriormente los cables, delante de la Catedral, en la avenida de la Constitución. No entiendo cómo no se dice nada, ya que supondrán un impacto visual de primera clase en un bien de interés cultural", aseveró.

El presupuesto del Metrocentro fue esbozado ayer en rueda de prensa por el edil de Presidencia, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en unos 90 millones de euros, 60 más de los 30 comprometidos por la Junta de Andalucía y que tendrá que afrontar el Ayuntamiento.

"UNA CANTIDAD DE DINERO ASOMBROSA"

A este respecto, Martínez apuntó que los costes, "una cantidad de dinero asombrosa que tendrán que asumir los sevillanos", se están "disparando sobre la marcha", al tiempo que se preguntó cuántos centros de salud y guarderías se podrían haber construido con ese dinero.

Al hilo de esto, hizo hincapié en que el tren "no va a solucionar la movilidad de los ciudadanos al centro, puesto que tiene un recorrido realmente escaso". Asimismo, subrayó el "elevado coste que supondrá definitivamente el alquiler de los trenes con batería" al tiempo que incidió en "lo que nos va a costar a los sevillanos tener que desmontar los cables 'de quita y pon' para que se pueda celebrar la Semana Santa".

De esta parte, sostuvo que la situación es un "caos absoluto" mientras que pronosticó que esta "obra faraónica terminará de hundir a Sánchez Monteseirín". "Es curioso que un Gobierno socialista que se vende como el que hace obras para los barrios, esté ejecutando un proyecto que tendrá poquísima repercusión en los ciudadanos".

Seguidamente, consideró que esos 90 millones de euros "se podrían haber ahorrado sustituyendo los autobuses por otros no contaminantes y llevando el metro, como estaba previsto, a la boca construida en la Plaza Nueva". Por ello, señaló que se trata de "todo un sinsentido que nos esta constando el dinero a los sevillanos y que, como Sánchez Monteseirín siga en la Alcaldía, nos seguirá costando mucho más".