Publicado 03/12/2020 13:05CET

El Sindicato Médico de Sevilla ve "crítica" la situación del hospital del Aljarafe y plantea que sea plenamente público

Protesta en el hospital del Aljarafe
Protesta en el hospital del Aljarafe - CCOO

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Médico de Sevilla ha alertado este jueves de que la "desastrosa situación" del hospital del Aljarafe, ubicado en Bormujos (Sevilla) y gestionado por un consorcio conformado por la orden de San Juan de Dios y el Servicio Andaluz de Salud (SAS), está provocando una "huida de profesionales a otros centros" que deriva a su vez en una "situación crítica" ante la que resulta "imposible garantizar el funcionamiento adecuado del hospital" en plena pandemia.

Mientras la plantilla del hospital viene criticando que el incremento de financiación pública aprobado en los presupuestos de la Junta de Andalucía para este año respecto a este centro, "insuficiente" respecto a lo reclamado, no estaría repercutiendo en las mejoras laborales acordadas para los profesionales sanitarios, el Sindicato Médico lamenta que la Gerencia del hospital no adopte medidas que "detengan la sangría" de personal.

"Lo cierto es que ningún facultativo acepta las ofertas de trabajo del centro. No vale la excusa de que no hay profesionales disponibles: claro que los hay, pero no quieren venir. Otro argumento esgrimido por la dirección es que no hay dinero para contratos, pero lo cierto es que el consorcio suscrito entre la orden que gestiona el centro y el SAS debería obligar a ambas partes a adoptar las medidas necesarias para garantizar una adecuada asistencia de la población", indica el sindicato.

Al respecto, alerta de que "la falta de personal está provocando el cierre de plantas, traslados de enfermos a otros hospitales y reducción al mínimo de la actividad quirúrgica".

"Hay días en los que los partes de quirófano se suspenden la misma mañana, estando incluso los pacientes ingresados esperando su operación. En algunas áreas quirúrgicas solo se atienden urgencias y en otras muchas la actividad se ha reducido a cifras que impiden una asistencia sanitaria adecuada. Se ha suspendido cualquier intervención que requiera hospitalización en UCI porque no hay camas ni personal para atenderlas. Se han suspendido consultas de todas las especialidades. Hace unos días, nos comunicaban la suspensión del programa de donación de órganos", detalla el sindicato.

En el plano laboral, alerta de que la plantilla se rige por un convenio propio, pero está sujeta a "todas las restricciones que dicta el SAS" sin poder acceder a sus incentivos.

"Cuando se elevó el presupuesto asignado por la Consejería al centro, que tenía que haber ido a mejoras laborales, la empresa lo destinó a otros fines sin aportar información o justificación alguna", critica el Sindicato, avisando de que "una financiación insuficiente no puede traducirse en un maltrato sistemático a los trabajadores y una grave merma de la calidad asistencial".

Así, critica que el SAS, coparticipe al 50 por ciento del consorcio gestor del hospital, incurra en una "dejadez de funciones en el control de la institución, dejándola por completo en manos de la orden hospitalaria de San Juan de Dios, que sólo tenía experiencia en la gestión de hospitales privados y que ha demostrado ser incapaz de gestionar un hospital de estas características, confundiendo a menudo lo público con lo privado".

"Quizás ha llegado el momento de plantear si este modelo de gestión ha fracasado y decidir que la población del Aljarafe se merece un hospital público", plantea el sindicato.