Actualizado 18/12/2009 18:19 CET

Sindicatos rechazan la propuesta de mediación sobre Roca por tener medidas traumática y no ofrecer garantías

SEVILLA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos CCOO y UGT rechazaron oficialmente la propuesta sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) de Roca ofrecida por el mediador establecido por el Gobierno central con la pretensión de solucionar el conflicto, ya que "sólo recoge medidas traumáticas y obligatorias y no ofrece garantías de futuro".

El secretario de la sección sindical de CCOO en la planta de Roca en Alcalá de Guadaíra, Francisco Santiago, explicó a Europa Press que los sindicatos ya han entregado un escrito con su postura al Ministerio de Trabajo e Inmigración que deberá tomar una decisión en los próximos días sobre los términos de aplicación de este ERE. En este sentido, advirtió de que los sindicatos no están dispuestos a aceptar despidos "traumáticos" y piden más garantías de futuro y una mayor voluntariedad a la hora de desarrollar unas medidas ante las que "seguirán peleando, porque son muy injustas con los trabajadores".

Según indicó, la propuesta de mediación recogía diversas medidas, suspensivas y extintivas, entre las que rebajaba los 713 despidos a 526, las suspensiones de contrato a 309 de 234, "con lo que la garantía de empleo de mano de obra directa pasaría de 845 trabajadores a 930, 70 trabajadores menos de los que se establecía como garantía mínima para la rentabilidad de los centros".

"Podría considerarse esta propuesta si no fuera porque se deja las manos abiertas a la empresa a la obligatoriedad en los despidos", afirmó Santiago, quien apuntó a que los mayores de 53 años están obligados a irse con el plan de jubilaciones de 2008, que estaba destinado a mayores de 55 años. Así, al incluir una franja inferior de edad "condenaría a los mayores e 53 a prejubilarse a los 61 años con la consiguiente pérdida económica que ello acarrearía, y además de manera forzosa".

Además, establece las bajas indemnizadas en primer tramo en 50 días de salario por año con un tope de 42 mensualidades, más 500 euros si se hace voluntariamente en diez días. A continuación, recoge un segundo tramo donde se alcanzan los 45 días y serán designados por la empresa.

También, afirmó que la empresa "deja en el aire" los 125 puestos que los sindicatos "daban por recuperados", añadiendo que se ofertarían después de la primera fase. Añadió además que no se ofrecen garantías de los que no se vayan de forma voluntaria de la empresa pasen al ERE y criticó que no se haga referencia a las inversiones necesarias para hacer la enseña "más competitiva de lo que actualmente ya es".

Lamentó que la propuesta favorezca "muchísimo a la empresa y haga que la crisis caiga sobre los trabajadores, mientras se protege a una empresa que ha multiplicado por dos dígitos sus beneficios en los últimos 15 años". Asimismo, calificó como "irónico" que "mientras los trabajadores están en la calle y la cantidad de altos cargos existentes en las plantas, con sueldos superiores, se quedan dentro".