Tres detenidos con 220 plantas de marihuana en el sótano de un chalé en Espartinas (Sevilla)

Actualizado 01/04/2019 10:42:00 CET
Granada.- Sucesos.- Investigan a una mujer y su hijo por una estafa a través de
GUARDIA CIVIL

SEVILLA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil del Puesto de Gines (Sevilla) ha detenido a tres personas por un presunto delito contra la salud pública y ha hallado 220 plantas de marihuana en un sótano.

Los agentes tuvieron conocimiento de la ocupación ilegal de un chalet en Espartinas y donde habían introducido varios perros de raza peligrosa como guardianes y donde, además, mantenían las luces de la vivienda encendida las 24 horas.

Tras investigaciones realizadas por la Guardia Civil, según ha informado en un comunicado, comprobaron trasiego de entrada y salida de personas de la vivienda ocupada, así como que tenían el suministro eléctrico con una conexión directa a la red sufriendo los vecinos continuas interrupciones en el fluido eléctrico.

Incluso un inspector de la compañía manifestó que el enganche suponía un riesgo de incendio y sobrecarga en esta urbanización, debido a su burda o rudimentaria instalación, según ha añadido la Benemérita.

Como resultado de las investigaciones obtuvieron suficientes indicios de la existencia de un cultivo tipo" indoor" de drogas, el cual se puso en conocimiento de la autoridad judicial.

Así, fueron detenidos D.C.F., de 32 años, G.M.A. e I.A.L., ambos de 28 años, mientras que en el registro de la vivienda apoyados por la Policía Local de Espartinas localizaron en el sótano un vivero con más de 220 plantas de marihuana a punto de se recolectadas para su venta.

La plantación se encontraba perfectamente acondicionada contando con bombillas halógenas, pantallas reflectantes, así como sistemas de climatización y ventilación eléctricos, lo cual permitía su óptimo y rápido desarrollo mejorado artificialmente, permitiendo su recolección en un plazo mucho menor del habitual, aumentando de este modo los beneficios obtenidos por el grupo delincuencial.

Los detenidos a los cuales se les imputan los presuntos delitos de tráfico de drogas, usurpación y defraudación de fluido eléctrico, una vez finalizadas las diligencias, han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial, mientras que la investigación continúa abierta, ya que no se descartan nuevas detenciones.