UPO espera negociar en 2015 otro modelo de financiación tras años de subsistencia gracias a la "solidaridad"

Publicado 04/07/2015 11:15:17CET
EUROPA PRESS

El rector lamenta que las dotaciones han estado "cercanas a la insuficiencia" y ve un escenario "propicio" para el "equilibrio"

SEVILLA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla espera que antes de que finalice el presente año 2015 puedan sentarse las bases para un nuevo modelo de financiación de las sedes académicas públicas andaluzas, y que éste pueda estar operativo en 2016, dado que el actual, que lleva varios años prorrogado, ha supuesto "disfunciones" sobre las universidades pequeñas y, en el caso de la UPO, varios ejercicios de dotaciones "cercanas a la insuficiencia" en los que se ha subsistido gracias a la "solidaridad del sistema".

En una entrevista concedida a Europa Press, el rector de la UPO, Vicente Guzmán, ha puesto de manifiesto el "admirable" esfuerzo y sacrificio de la plantilla de investigadores y gestores de la institución, con la cual han mostrado "un alto nivel de responsabilidad y compromiso".

"Los tiempos en la UPO no han sido fáciles", ha asegurado Guzmán, que señala que los criterios de tamaño de la universidad presentes en el actual modelo hacen que las sedes más pequeñas del sistema sean las que más se resientan en términos de financiación, "lo que nos ha llevado a estar siempre en el límite, agravado además por la crisis".

Afortunadamente, relata el rector de la Olavide, la universidad está remontando una etapa "complicada" a costa de un esfuerzo "interno" y del sistema para compensar la falta de financiación, con una solidaridad del conjunto de las universidades públicas a través del fondo de insuficiencia para atender necesidades coyunturales, al que la UPO ha recurrido "con mucha frecuencia".

Para Guzmán, lo deseable sería que en la universidad "se den menos ejercicios de solidaridad, aunque se agradece, y más de suficiencia del sistema". Apuesta así por garantizar que los recursos sean suficientes, para luego gestionarlos "con la máxima pulcritud y responsabilidad".

Así, ha aludido a los nuevos responsables del Gobierno autonómico, a los que lanza un mensaje: "ahora se da un escenario diferente y, en principio, diría que más propicio para sentarnos y hacer un modelo de financiación más equitativo para todas las universidades".

"A lo mejor no siempre se pueden conseguir todos los recursos para hacerlo, pues seguimos estando en época de crisis, pero lo importante es tener las ideas claras de hacia dónde queremos que avance el sistema", ha sentenciado.

EL NUEVO PRESUPUESTO NO CRECERÁ APRECIABLEMENTE

En cuanto a la deuda que el Ejecutivo autonómico mantiene con la Olavide, ésta se sitúa por debajo de los diez millones de euros, algo que el rector también atribuye al propio modelo. Y es que, partiendo de la base de que "a todas las universidades andaluzas se les tiene que pagar hasta el último céntimo que se les deba", llama a ser conscientes de que "hay universidades con deuda muy alta porque el modelo de financiación les ha aportado recursos altos".

Señala que si se salda ahora la deuda con la UPO "nos quedamos en un punto neutro, ni frío ni calor, muy equilibrados, pero con un remanente de libre disposición, que es el que mide tu sanidad financiera en tanto que puedes disponer de él para cualquier imprevisto, muy pequeño". Todo lo que la Pablo de Olavide genera ahora se aplica a reducir un déficit que se arrastra de años atrás, y por ello el objetivo es llegar a tener un valor alto en ese marcador.

Por último, en cuanto al presupuesto de la próxima campaña, Guzmán ha afirmado que si no se dan nuevos incrementos salariales --este año se recuperaron tanto la paga extra como parte de los complementos perdidos-- éste no crecerá apreciablemente, con un capítulo I (personal) mayor causado por el ajuste del cumplimiento de las necesidades docentes y a expensas de ver cómo impacta la periodificación de la investigación.

Para leer más