21 de febrero de 2020
 

Virginia Pérez defiende que el PP quiere "un gobierno estable" en Alcalá

Publicado 05/05/2016 14:01:38CET
Limones y Verónica Pérez.
EUROPA PRESS

Avisa de que la gobernabilidad "no existe" a día de hoy en Alcalá con un PSOE gobernando "en minoría"

SEVILLA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PP de Sevilla, Virginia Pérez, frente la renuncia del socialista Antonio Gutiérrez Limones a la Alcaldía de Alcalá de Guadaíra, ha señalado la "parálisis política" que sufre el municipio con un gobierno del PSOE en franca minoría, pues los socialistas suman nueve ediles frente a 16 de la oposición. Ante este nuevo escenario, el PP quiere "trabajar por un gobierno estable" en Alcalá y para ello desea "hablar con todos los (grupos políticos) que quieran hablar" con los populares.

En declaraciones a Europa Press, Virginia Pérez ha considerado que la renuncia de Gutiérrez Limones era "la crónica de una dimisión anunciada", por lo que en el PP se "esperaba" ya este acontecimiento.

Al respecto, ha recordado que su renuncia surge después de que la Fiscalía pidiese al Juzgado mixto número dos de Alcalá, que eleve al Tribunal Supremo (TS) las diligencias relativas a las irregularidades detectadas en la gestión de la extinta sociedad municipal Alcalá Comunicación Municipal (ACM), perteneciente al Ayuntamiento alcalareño, dados los "indicios más que poderosos" de la supuesta implicación en los hechos del propio Limones, diputado socialista en el Congreso en la legislatura que acaba de expirar y por tanto aforado.

Por eso, Virginia Pérez ha opinado que Gutiérrez Limones habrá de "dar muchas explicaciones de la gestión de esta empresa" investigada por la Justicia.

EL FUTURO DE ALCALÁ

Pero sobre todo, Virginia Pérez ha señalado la difícil situación política de Alcalá de Guadaíra, cuya corporación municipal está formada por nueve concejales del PSOE que gobiernan en minoría frente a una oposición formada por cinco ediles del PP, cuatro de Alcalá Puede divididos entre dos capitulares escindidas de Podemos y otros dos leales de este partido, tres concejales de IU-Alternativa Alcalareña, dos del PA, una de Ciudadanos y otra última concejal que concurrió también por la formación naranja pero ha sido recientemente expulsada de sus filas y ahora es una edil no adscrita.

Se trata, así, de nueve concejales del Gobierno municipal socialista frente a 16 de la oposición, si bien después de que las concejales de Alcalá Puede Jésica Garrote y Sheila Carvajal abandonasen Podemos, dicho partido les acusó de ser "cómplices" del Gobierno municipal del socialista, por votar a favor de iniciativas controvertidas del Equipo de Gobierno.

La renuncia de Limones, además, coincide con un momento en el que los concejales del Ayuntamiento de Alcalá pertenecientes a IU-Alternativa Alcalareña y el PA, junto con los dos concejales de Alcalá Puede leales a Podemos, intentan promover una moción de censura para arrebatar el poder al PSOE.

LA NUEVA VOTACIÓN

En ese sentido, Virginia Pérez ha explicado que en estos momentos, en Alcalá de Guadaíra "no estamos en un escenario de moción de censura, sino de una nueva votación" destinada a elegir a la persona que se haga cargo de la Alcaldía alcalareña, después de un periodo en el que el PSOE, con su gobierno en minoría, está muy "erosionado" y el Ayuntamiento está "paralizado" políticamente y en materia de gestión, según la dirigente popular.

Precisamente por eso, Virginia Pérez expone que el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra "no puede seguir con esta situación anómala, con esta parálisis", con lo que los populares, tanto "a nivel provincial" como desde su grupo municipal, quieren "trabajar por un gobierno estable, por facilitar la gobernabilidad", algo que a día de hoy "no existe con un PSOE gobernando en minoría". "Vamos a hablar con todo el mundo, con todo el que quiera hablar con nosotros", ha asegurado.

Para leer más