Actualizado 15/08/2012 17:31 CET

Zoido destaca la "gran afluencia" de sevillanos que han rendido culto este miércoles a la Virgen de los Reyes

SEVILLA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), ha calificado la procesión de la Virgen de los Reyes, que ha tenido lugar en la mañana de este miércoles, de "magnífico día" en el que "muchísimos sevillanos se han echado a la calle". El edil sevillano ha querido destacar la "gran afluencia" de público, tanto de Sevilla como de la provincia, que han acudido a "rendirle culto", lo que prueba que la devoción a la Virgen de los Reyes "se viene consolidando durante muchos años en toda la provincia".

De esta manera, la talla ha completado en el día de la Asunción de la Virgen el recorrido acordado sin ninguna incidencia y con la novedad de la inclusión de las vallas durante el mismo y la "pequeña variación" para permitir que la imagen pudiera realizar una posa ante el monumento a Juan Pablo II, inaugurado este martes.

La climatología, "a pesar de ser una mañana fresca", ha acompañado, según ha destacado Zoido, quien, en declaraciones a los periodistas, ha querido destacar la "preciosa luz" que ha habido durante toda la procesión, "a pesar de las nubes".

Este año el recorrido ha presentado dos novedades con respecto a años anteriores. Así, una de ellas ha sido la presencia de las vallas rodeando todo el recorrido de la Virgen de los Reyes, una medida retomada por el Ayuntamiento "para mayor comodidad de las personas que allí se encontraban" y que, según el alcalde, "ha sido todo un éxito", por lo que se planteará que el vallado se repita en años próximos.

Por otro lado, la recién inaugurada estatua de Juan Pablo II ha provocado que se modificara ligeramente el recorrido para que, de esta forma, la Virgen pudiera pasar por delante y 'saludar' a la imagen del papa. Según el alcalde, el saludo ha sido "muy emotivo" y considera que esta modificación del recorrido "debería mantenerse" de forma permanente para que "la Virgen pueda acudir a los pies del beato Juan Pablo II en el día en el que sale como patrona por las calles de Sevilla".

En relación a la controversia inicial en cuanto a la localización que debía tener la estatua, el alcalde ha señalado que la ubicación finalmente escogida es "un sitio digno, que representa y recuerda por qué está allí y es un lugar en el que todas las personas que vengan pueden ver el homenaje que los sevillanos han querido rendir a un papa que estuvo dos veces en Sevilla".