Publicado 04/03/2021 13:30CET

Aragón flexibiliza horarios y aforos, pero mantiene los confinamientos primetrales provinciales

Todo Aragón pasa al nivel de alerta 3 este viernes, 5 de marzo.
Todo Aragón pasa al nivel de alerta 3 este viernes, 5 de marzo. - GOBIERNO DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno autonómico, Sira Repollés, ha comunicado que a partir de este viernes, 5 de marzo, toda la comunidad autónoma pasa a un nivel de alerta 3, lo que implica ampliación de aforos y de horarios de apertura en establecimientos, si bien se mantiene el confinamiento perimetral de las tres provincias y también del conjunto del territorio aragonés. El Boletín Oficial de Aragón publica este jueves la orden con estas medidas.

Así lo ha explicado en rueda de prensa Repollés, que ha precisado que la evolución favorable en la bajada de la onda epidémica del coronavirus SARS-CoV-2 en Aragón permite "unificar medidas en toda la comunidad autónoma", con una incidencia acumulada a siete días de 86 casos por 100.000 habitantes frente a los 99 de la semana pasada --93 en Huesca, 86,7 en Zaragoza y 51 en Teruel-- y a 14 días de 184 casos por 100.000.

La provincia de Huesca ya se encontraba en un nivel de alerta 3 ordinario, mientras que Teruel y Zaragoza en nivel de alerta 3 agravado. Hay otros dos niveles menos restrictivos, el 2 y 1.

Repollés ha indicado que si los casos siguen bajando, el "siguiente paso" será la apertura de los confinamientos provinciales, pero habrá que esperar a conocer la evolución de los próximos días. También ha apuntado que las medidas adoptadas hace una semana "no parece que hayan tenido una incidencia negativa sobre la velocidad de descenso de la curva".

En relación con la flexibilización adoptada este jueves, la consejera ha detallado que las actividades no esenciales podrán recuperar su horario habitual, salvo en el caso de la hostelería, sector para el que, no obstante, se amplía el cierre hasta las 22.00 horas y hasta las 23.00 en el caso de comida para llevar, con aforos al 30 por ciento en el interior, donde cada mesa podrá ser ocupada por un máximo de cuatro personas, y el cien por cien en terraza, con seis personas por mesa y donde sigue estando prohibido fumar.

En gimnasios y centros deportivos, el aforo será del 30 por ciento y también se prohíbe de fumar en espacios abiertos. En mercadillos, el aforo es del cien por cien de los puestos y en el recinto no podrá superar el aforo de una persona por cada cinco metros cuadrados.

OTRAS MEDIDAS

Los museos, salas de exposiciones y cines tendrá un aforo del 50, igual que en lugares de culto, y del 30 por ciento en salones recreativos y de juego. Las actividades con guía turístico, turismo activo y de naturaleza podrán reunir a un máximo de diez participantes, sin contar al guía.

Por otra parte, podrán celebrarse de forma presencial reuniones de órganos de gobierno en entidades públicas y privadas, así como juntas de vecinos, conferencias y reuniones de negocios, con un aforo al 30 por ciento y un máximo de 150 personas. El toque de queda se mantiene de 23.00 a 6.00 horas.

La consejera ha llamado a la responsabilidad personal. "Sería imperdonable arruinar nuestra buena trayectoria por exceso de confianza" por lo que "más que nunca" es momento "de mantener todas las medidas de seguridad y de que nos mueva el principio de prudencia".

SIETE DÍAS SIN CASOS EN RESIDENCIAS

Repollés ha aportado el dato que de durante siete días consecutivos no ha habido casos de la COVID-19 en residencias, lugares donde comenzó la vacunación y "prácticamente ninguno entre profesionales sanitarios", también uno de los primeros colectivos sometidos a la inmunización.

"Estamos ganando terreno el virus y le estamos dando alcance", ha expresado Repollés, que ha recordado que este jueves, 4 de marzo, se cumple un año del diagnostico del primer caso confirmado de coronavirus en Aragón, en un enfermo del Hospital Clínico, y dos días después tuvo lugar el primer fallecimiento por esta causa, en un paciente que estaba ingresado en el Hospital Nuestra Señora de Gracia.

"Un año después, hemos sufrido la pérdida de más de 3.000 vidas, más de 70.000 en España y más de dos millones y medio en el mundo", ha remarcado la consejera, que ha señalado que la pandemia ha llevado a tener un día a día en "miniatura" en cuanto a "movilidad, relaciones sociales y afectos".

"Este virus nos ha golpeado a todos, especialmente a los más vulnerables y ha puesto en jaque a la sociedad y al sistema sanitario", si bien a finales de diciembre la ciencia y las vacunaciones han propiciado "esperanza".

SITUACIÓN EPIDÉMICA

La consejera ha contado que la curva epidémica sigue bajando en Aragón, de forma "lenta" como está ocurriendo en las últimas semanas y "corresponde" a una situación próxima a "tocar suelo". En concreto, ha dicho que ya se ha alcanzado un nivel de incidencia menor al que había cuando se inició esta cuarta ola en la comunidad autónoma.

Además, el índice de reproducción básico a siete ha sido del 0,82 --número promedio de casos que cada sujeto infectado puede llegar a infectar en una semana-- y el porcentaje de positividad del 7,55 por ciento.

Respecto al seguimiento de los contactos a diez días, siguen reflejando el incremento de los casos registrados en las últimas semanas. De este modo, en estos momentos se está realizando seguimiento a 3.849, frente a las 4.229 personas de la pasada semana. Como referencia, en el pico de la tercera oleada, el pasado mes de noviembre, se llegó a seguir a 24.297 personas.

Repollés ha expresado su preocupación por la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), del 33 por ciento con pacientes con la COVID-19, cuando lo deseable sería alcanzar, al menos el 25, mientras que los ingresos en planta presentan cifras "muy aceptables", del 6,7 por ciento de ocupación.

La consejera ha indicado que el comportamiento en UCI está siendo diferente a las olas anteriores ya que "estamos teniendo mucha más dificultad para reducir el número de pacientes", algo que está ocurriendo en todo España, si bien ha enfatizado que no se incrementa el número de ingresos. "Bajan, pero a un ritmo menor del esperable", algo que "frena" la adopción de medidas de desescalada "porque el sistema sanitario es prioritario" y "no sería prudente".

Aragón acumula desde el inicio de la pandemia 108.321 casos confirmados, 1.126 de ellos en la última semana. Por provincias, 72 por ciento residen en Zaragoza, 15 en Huesca y 12 en Teruel. Se han registrado 3.343 fallecimientos: 2.449 en Zaragoza, 463 en Huesca y 407 en Teruel. Asimismo, 100.360 aragoneses han recibido ya el alta epidemiológica.

SEMANA SANTA

La consejera ha reconocido que Aragón "no tiene postura definida en estos momentos" sobre cuáles son las medidas que se han de aplicar en Semana Santa, aunque comparte la idea de que flexibilizar supone un "riesgo" de diseminar la enfermedad y "no podemos permitirnos el lujo" de "poner en jaque otra vez al sistema sanitario".

Repollés ha apostado por llegar a decisiones "consensuadas" con el resto de comunidades autónomas y ha contado que por ahora hay un borrador para "coordinar" las actuaciones, con medidas sobre la movilidad y la posibilidad de mantener el confinamiento perimetral en las comunidad autónomas, y también se pide "ser cautos" y no incrementar medidas en materia de encuentros y movilidad las dos semanas previas a ese periodo festivo.

"El borrador seguirá revisándose" y, quizá, en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del próximo miércoles, 10 de marzo, se apruebe, para lo que debería contar con el apoyo de todas o la mayoría de las comunidades autónomas, ha opinado.

La consejera también ha dicho que se mantienen "conversaciones informales" prácticamente a diario con todas las comunidades limítrofes a Aragón porque "lo ideal es tomar medidas consensuadas con ellas". Sobre la postura de la Comunidad de Madrid, ha señalado que es "consecuente con la actitud que ha llevado desde el inicio de la pandemia; tiene su gestión particular, independiente y genuina, no puede decir nada más".