Actualizado 15/06/2021 17:21 CET

La biorrefineria de basura orgánica de Zaragoza comenzará a construirse en 2022 con una inversión de 23 millones

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y el consejero delegado de Urbaser, José  María López Piñol, preparados para firmar el convenio de Circular Biocarbón por el que se créará una biorrefineria de residuos organicos en Zaragoza
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y el consejero delegado de Urbaser, José María López Piñol, preparados para firmar el convenio de Circular Biocarbón por el que se créará una biorrefineria de residuos organicos en Zaragoza - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Zaragoza tendrá la primera biorrefinería a escala industrial de Europa para la revalorización de residuos orgánicos urbanos. El alcalde, Jorge Azcón, y el consejero delegado de la empresa Urbaser, José María López Piñol, han firmado este martes el convenio para la creación de esta planta, que cuenta con una financiación de 23 millones de euros, de los que 15 provienen de la Unión Europea. La instalación comenzará a construirse en 2022.

La biorrefinería se ubicará en el Parque Tecnológico de Reciclado, junto al Centro de Investigación 'Alfonso Maíllo', donde se ha llevado a cabo el acto de firma. Después, el proyecto, denominado 'Circular Biocarbón', ha sido presentado a los medios de comunicación.

Con esta iniciativa, "Zaragoza se coloca a la vanguardia de Europa y nos ayudará a cumplir con nuestro objetivo de 'Vertido Cero' y a reducir las emisiones de CO2", ha afirmado el alcalde.

Por su parte, el consejero delegado de Urbaser, José María López Piñol, ha puesto de manifiesto su satisfacción "por que nuestra planta de Zaragoza sea el escenario para la puesta en marcha de este proyecto" y ha agradecido la colaboración y el impulso que el Ayuntamiento ha ofrecido para que este proyecto pueda ser una realidad".

RESIDUO ORGÁNICO

En concreto, se espera recuperar entre el 20 y el 30 por cierto de la basura orgánica de la ciudad, que se someterá a tratamiento en la planta, mezclada con lodos de depuradora, para obtener de ella elementos químicos que se podrán utilizar en el proceso de fabricación de diversos productos, así como para compost y fertilizantes.

El objetivo es que la basura se convierta en "materia prima secundaria", ha explicado el director de Innovación de Urbaser, Eduardo Fernández. "Esto, que ya lo hemos conseguido en laboratorio, buscamos lograrlo a escala industrial y que resulte rentable; ese es el objetivo que perseguimos con 'Circular Biocarbon'", ha apuntado, por su parte, el consejero delegado de la empresa Urbaser.

'Circular Biocarbon' es una iniciativa enfocada de manera principal a abrir nuevos modelos empresariales y de negocio, basados en una nueva visión circular del tratamiento de residuos orgánicos y lodos de depuradora, con la misión de alcanzar una bioeconomía sostenible y optimizar la gestión de esos residuos que pasan a ser recursos, obteniendo a partir de ellos productos finales de alto valor añadido.

Algunos de los productos finales que se podrán obtener gracias a la valorización de estos residuos serán: herramientas recubiertas y partes móviles mecánicas de mayor durabilidad, cámaras de visión nocturna, dispositivos para telecomunicaciones en tecnología 5G, bolsas biodegradables y compostables para la recogida de residuos, films para mulching biodegradables en el suelo, bioestimulantes microalgales con propiedades fertilizantes, o biofertilizantes hechos a medida.

'Circular Biocarbon' se inscribe en el compromiso de la UE de promover la economía circular y una bioeconomía sostenible y está previsto que llegue a crear 700 puestos de trabajo durante el desarrollo de todo el proyecto.

PROYECTO PILOTO

La biorrefinería de Zaragoza se plantea como un proyecto piloto para su réplica en el ámbito europeo. 'Circular Biocarbon' cuenta con la participación de 11 socios de 5 países europeos: España, Italia, Dinamarca, Francia y Alemania.

En la actualidad, se dispone ya con un digestor, donde se lleva a cabo la mezcla de residuos orgánicos y lodos, y para 2022 se espera que comience la construcción de la biorrefinería. La duración total del proyecto será de cinco años.

Azcón ha afirmado que esta iniciativa pionera "encaja perfectamente en nuestro objetivo de que Zaragoza sea, en unos años, una ciudad climáticamente neutra gracias a la reducción de emisiones y su capacidad para la recuperación de materiales de sus residuos" y con proyectos como 'El Bosque de los Zaragozanos', también muy ligado a estas instalaciones "puesto que de los residuos orgánicos de Zaragoza obtendremos compost que enriquecerán nuestros terrenos de plantación", ha detallado.

El alcalde ha subrayado "la importancia que tiene para Zaragoza esta apuesta tecnológica, que refuerza la presencia de nuestra ciudad en el mapa europeo de las ciudades que apuestan por la economía circular, por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y por el fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación".

IMPLANTACIÓN DEL QUINTO CONTENEDOR

La recuperación de los residuos orgánicos se verá favorecida por la implantación del quinto contenedor en la ciudad. Azcón ha señalado que Zaragoza lo incluirá en el nuevo contrato de recogida de basuras, cuyos pliegos se están redactando ahora.

"Está claro que la mejor selección de la fracción orgánica se hace en los hogares. Si en la recogida la basura viene `limpia', no aparecerán residuos impropios en la planta y se facilitará el tratamiento", ha explicado López Piñol.

Zaragoza consiguió reciclar, en el año 2020, más del 50 por ciento de todos los residuos generados en la ciudad. Es la primera vez que la capital aragonesa alcanza ese porcentaje de recuperación.

Son datos que la sitúan muy por encima de la media española, que en la actualidad es del 33 por ciento, y de la media europea, que se encuentra en el 45 por ciento, según Eurostat. Se trata de cifras que no alcanzan el 55 por ciento de reciclaje al que se ha comprometido la Unión Europea 2025.

El Complejo para Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza está en funcionamiento desde febrero de 2009 y tiene capacidad para procesar de forma separada más de 450.000 toneladas al año de fracción todo uno y hasta 15.000 t/año de la fracción envases ligeros procedentes de la recogida selectiva.

La instalación presta servicio a más de 750.000 ciudadanos del municipio de Zaragoza y de 61 municipios de la denominada Agrupación 6, de acuerdo con la planificación autonómica sobre residuos urbanos.

El complejo cuenta con la última tecnología para el tratamiento de residuos y cumple con todas las normativas aplicables materia de gestión de residuos, ambiental, y otros índices de calidad.

Ha supuesto una inversión de más de 100 millones de euros, financiados por los Fondos de Cohesión de la Unión Europea y, vía certificaciones mensuales, por el Ayuntamiento de Zaragoza. Su construcción fue adjudicada a la UTE Ebro, integrada por las empresas Urbaser y Vertresa.

Para leer más