La campaña 'Minutos de esperanza' lleva a las cárceles aragonesas tarjetas para que los presos puedan llamar por Navidad

Publicado 04/12/2019 13:24:44CET
Isabel Escartín, coordinadora de la campaña 'Minutos de esperanza', y el obispo coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, Ángel Pérez Pueyo.
Isabel Escartín, coordinadora de la campaña 'Minutos de esperanza', y el obispo coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, Ángel Pérez Pueyo. - EUROPA PRESS

Está impulsada por las seis diócesis aragonesas y se desarrolla por tercer año consecutivo, de forma pionera en España

ZARAGOZA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La campaña 'Minutos de esperanza' llevará este mes a los centros penitenciarios de Aragón tarjetas telefónicas de cinco euros para que los internos puedan llamar a sus familias por Navidad. En la actualidad, hay 2.030 presos por lo que el objetivo es lograr recaudar al menos 10.150 euros para que todos ellos puedan tener una e incluso superar esa cifra para que haya un remanente para el resto del año.

Así lo han explicado en rueda de prensa el obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón y coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, Ángel Pérez, y la delegada de Pastoral Penitenciaria de la Archidiócesis de Zaragoza, Isabel Escartín.

Según han detallado, esta iniciativa surgió desde las capellanías de los centros penitenciarios y está impulsada por las seis diócesis para recaudar entre sus feligreses y entre todas las personas que lo deseen una cuantía suficiente para poder comprar después estas tarjetas a la empresa que las fabrica para las cabinas de las prisiones españolas.

La campaña estará en vigor hasta el próximo 20 de diciembre y a partir de esa fecha, y hasta el 24 de diciembre incluido, voluntarios de Pastoral Penitenciaria irán a las tres cárceles de Aragón, las de Zuera, Daroca y Teruel, para entregar a cada preso una tarjeta y aprovechar para felicitarles personalmente la Navidad. La aportación se puede realizar en la cuenta bancaria: ES47 2085 0138 3803 3034 2277.

Se trata de una iniciativa pionera en España, que se desarrolla en Aragón desde hace tres años y por la que se han interesado otras diócesis del país. En su primera edición, se logró la recaudación justa para llegar a todos los presos, mientras que el año pasado la cifra lograda fue de 13.500 euros, permitiendo dejar en las capellanías un remanente de tarjetas para el resto del año.

UN BUEN REGALO

El obispo coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, monseñor Ángel Pérez, ha comentado que después de la libertad, estas tarjetas "quizá sean el mayor regalo" que pueden recibir los internos puesto que para ellos representa "la comunicación con el mundo".

Ha recordado unas palabras que le dirigió un preso, quien le aseguró que solo quienes están privados de libertad saben lo que significa una tarjeta de teléfono cuando no tienen recursos para comprarlas ya que no cuenta con otro medio para comunicarse con sus familias, amigos o abogados.

Para los internos, llega a resultar "insufrible" no poder oír la voz de sus familiares, ha dicho el obispo, que ha apelado a participar en esta campaña ya que la aportación de cinco euros es pequeña, mientras que una tarjeta para un preso supone poder realizar una llamada en Navidad "que abre el corazón a la esperanza", para esgrimir que "cuando dejamos hablar al corazón todos entendemos su lenguaje".

Por su parte, la delegada de Pastoral Penitenciaria de la Archidiócesis de Zaragoza, Isabel Escartín, ha recordado que en las cárceles no hay teléfonos móviles y su "puerta el mundo" son las cabinas de teléfono, para apuntar que hay muchos presos que no tienen ningún ingreso y por eso no pueden acceder a esas tarjetas.

La libertad, familia y tarjetas de teléfono son, por este orden, los elementos más importantes para los presos y el objetivo de la campaña es que puedan decir '¡Feliz Navidad!' a sus familias en unas fechas en las que no van a poder compartir las fiestas con ellas por estar privados de libertad, ha relatado Escartín.

Los promotores de la campaña han enviado un cartel y una carta a la mayoría de las parroquias, así como a los obispados, donde aparece el número de cuenta bancaria para realizar la aportación, así como en las web de todas ellas y en la publicación dominical 'Iglesia en Aragón'.

REINSERCIÓN

Isabel Escartín ha remarcado que con esta iniciativa se contribuye a "humanizar" las prisiones, para asegurar que en estos centros las personas "tienen tiempo para reflexionar, lo hacen y mucha gente sale curada".

Ha comentado que la delegación de la Pastoral Penitenciaria que ella coordina está presente todo el año en estos establecimientos, donde desarrolla hasta 24 proyectos diferentes con la participación de voluntarios, y ha asegurado que es testigo de que la reinserción en la sociedad se produce.

En este punto, el obispo coordinador de la Pastoral Penitenciaria en Aragón, Ángel Pérez, ha manifestado que "la llave de la libertad comienza por el corazón", por el arrepentimiento, la petición de perdón y "resarciendo a las víctimas", algo que ha asegurado que expone ante los internos en su visita a las cárceles.

Contador