Actualizado 20/09/2007 21:21 CET

Los donantes de sangre de la provincia de Teruel reciben bocadillos de jamón con Denominación de Origen y pan artesano

TERUEL, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las extracciones de sangre realizadas en la provincia de Teruel "tienen más miga y chicha" desde que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jamón de Teruel, la Asociación Provincial Panaderos de Teruel, y la Hermandad de Donantes de Sangre reparten a los donantes bocadillos de pan artesano de la provincia y jamón de Teruel.

Ayer por la tarde un centenar de vecinos de Calamocha se acercó al centro de salud de esa localidad para donar su sangre dentro de la campaña que la Hermandad viene desarrollando en 2007 por distintas localidades de la provincia, concretamente en la capital, Alcalá de la Selva, Rubielos de Mora, Santa Eulalia, Albarracín, Calamocha, Caminreal, Cantavieja, Cedrillas, Cella, Monreal, Montalbán, Mora, Mosqueruela, Carrión, Utrillas y Rincón de Ademuz.

Según los datos facilitados por la Hermandad, a cada uno de los 100 donantes, se les extrajeron 450 gramos de sangre y, en total, se obtuvieron 45 litros, un volumen que califican de satisfactorio, si bien animan a superar esta cifra en las próximas actuaciones. La más inmediata será el próximo martes 25 de septiembre en Mora de Rubielos y, a lo largo del mes de octubre, visitarán también las localidades de Caminreal, Teruel, Ademuz, Utrillas y Santa Eulalia

El presidente de los panaderos turolenses, Jorge Sanz, se felicitó por esta iniciativa, "encaminada a nutrir bien a los donantes para que así puedan hacer buena sangre", bromeó. Enrique Bayona, destacó la buena predisposición y solidaridad de los vecinos de Calamocha con esta iniciativa "en la que el Consejo Regulador aporta su pequeño grano de arena donando el jamón de Teruel". Por su parte, desde la Hermandad de Donantes de Sangre, subrayan que Teruel es una provincia que, a pesar de estar despoblada y envejecida, es autosuficiente en recaudación de sangre.

El convenio firmado este verano por las tres asociaciones establece el compromiso mutuo de elaborar bocadillos de pan artesano de la provincia y jamón de Teruel con la finalidad última de ofrecerlos a los donantes después de las extracciones de sangre que se realizan de forma periódica a lo largo del año, tanto en el Hospital Obispo Polanco de Teruel, como en distintas localidades de la provincia, dando a conocer las propiedades de ambos alimentos como fundamentales y necesarios para una dieta sana y equilibrada.

Con esta iniciativa también se pretende concienciar de las cualidades tan saludables y nutricionales que aporta tanto el pan de Teruel como el jamón de Teruel, productos que contienen unas buenas dosis de energía y salud.

Un bocadillo con pan de la provincia y jamón de Teruel aporta algo más de 160 kilocalorías por cada 100 gramos de jamón. Además de ser rico en minerales, vitaminas y proteínas, contiene un moderado nivel de ácidos grasos insaturados que fomentan el colesterol bueno y reducen el malo. Todo ello, hacen del bocadillo de pan artesano de la provincia y de jamón de Teruel, un alimento imprescindible en la dieta diaria y fundamental para el crecimiento y desarrollo de niños y jóvenes.