26 de mayo de 2020
 
Actualizado 22/05/2020 17:07:54 +00:00 CET

El Gobierno de Aragón se congratula de que todo el territorio pase a fase 2 y de la flexibilización al medio rural

Rueda de prensa del Comisionado para la Lucha contra la Despoblación de Aragón, Javier Allué, y el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo.
Rueda de prensa del Comisionado para la Lucha contra la Despoblación de Aragón, Javier Allué, y el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo. - GOBIERNO DE ARAGÓN

Se refuerza la contratación de médicos y enfermeros en atención primaria para un mejor seguimiento de nuevos casos y sus contactos

ZARAGOZA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El Comisionado para la Lucha contra la Despoblación de Aragón, Javier Allué, se ha congratulado del acuerdo alcanzando con el Ministerio de Sanidad para que toda la Comunidad autónoma pase a la fase 2 de desescalada este lunes, 25 de mayo, y de la publicación de la orden 427/2020, que "flexibiliza ciertas medidas" en el medio rural.

En rueda de prensa, junto con el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo, Allúe ha manifestado que el Ejecutivo autonómico tiene el objetivo de que el paso a cada nueva fase de desescalada del confinamiento por la pandemia del coronavirus "la hagamos todo el territorio", como va a ocurrir con la fase 2.

Se trata de "mantener una misma estrategia" en ese plan de "vuelta a la normalidad", ha dicho el comisionado, para precisar que los acuerdos alcanzados "se basan en indicadores sanitarios y en el esfuerzo de la capacidad asistencial que ha hecho la Comunidad autónoma".

Sobre la nueva orden, ha remarcado que Aragón "viene defendiendo de manera constante desde hace semanas", tanto en el Consejo Interritorial de Salud, como en la reunión de los presidentes autonómicos con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, la "justicia territorial".

Allúe ha esgrimido que la baja densidad demográfica del medio rural "debiera jugar en beneficio" del mismo en el proceso de desescalada, permitiendo flexibilizar medidas e incluso anticipar algunas de fases posteriores.

MENOS LIMITACIONES

El comisionado ha asegurado que la exposición de motivos de la orden ministerial "calca lo que venimos diciendo en Aragón" y que ahora "va a servir para toda la España rural", para precisar que hay limitaciones que se van a mantener en los territorios que entren en la fase 2, mientras que en los municipios con menos habitantes no van existir, como la desaparición de las franjas horarias para hacer ejercicio físico a partir de los 10.000 habitantes.

Por eso, "tiene su sentido", además de que supone que "por fin el Gobierno de España ha normativizado la singularidad para el medio rural" y puesto que "queda mucho recorrido" hasta la normalidad, esto "nos animará a ir insistiendo de fase en fase en que es posible flexibilizar determinadas medidas e incluso" e incorporar de fases posteriores.

En concreto, ha opinado Aragón va a trabajar para que en el medio rural se avance en la circulación de personas, algo "importante para el desarrollo socioeconómico", así como en que haya menos limitaciones en aforos y distancias y cualquier otra medida que suponga ir recuperando la normalidad, ha dicho Allué.

MEJORAR LA CAPACIDAD DIAGNÓSTICA

Por su parte, el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo, ha expuesto que la Comunidad autónoma ha pasado "a una situación epidemiológica diferente" porque "cada vez tiene menos casos" y ahora hay que mejorar la capacidad diagnóstica, "uno de los tres ejes en que se ha basado el acuerdo con el Ministerio de Sanidad".

Según ha glosado, Aragón ha registrado en las dos últimas semanas una veintena de nuevos contagios al día confirmados por pruebas PCR, algo que "nos permite poner el acento en la necesidad de identificar el máximo de casos posibles y diagnosticarlos".

Falo ha esgrimido que no basta "con etiquetarlos de sospechosos" y para eso la referencia son las pruebas PCR y "capacitar a toda la atención primaria en sus posibilidades de indicar la prueba", "mejorar la capacidad diagnóstica y ganar rapidez para identificar contactos y aislarlos".

El director general ha dicho que hay un segundo eje de acción, que es disponer de sistemas de información "cada vez más sólidos", algo a lo que ha contribuido la exigencia del Ministerio de Sanidad de intercambiar "mucha información" estos días.

"Han sido días complicados", "hay una exigencia creciente de dar información diaria y semanal", es un "esfuerzo" para el sistema sanitario", pero esto "nos hace mejorar en nuestros sistemas, nos obliga a revisar bases de datos y a ir corrigiéndolas", ha glosado Falo.

El tercer eje, ha dicho, es la capacidad que ha de tener el sistema sanitario aragonés de atender un rebrote, "que es una posibilidad real; de hecho, va a pasar", habrá "crecimiento de casos en los próximos días" y "para eso hay que mantener el sistema sanitario en tensión, en alerta", circunstancia que "también supone un esfuerzo enorme para el Departamento de Sanidad y el Gobierno de Aragón" con "refuerzos" en las contrataciones.

MÁS DE 300 NUEVOS PROFESIONALES

El director general ha anunciado que con esta finalidad se ha previsto contratar como parte de la plantilla de atención primaria, "para recuperarla", a 29 médicos de familia, cuatro pediatras y 25 médicos de atención continuada y, además, como recursos adicionales, a 40 médicos de familia, un pediatra y 31 médicos atención continuada.

En el caso de enfermería, se va a consolidar en plantilla a 21 profesionales, más tres en atención continuada y como recursos adicionales 70 enfermeras y 63 en atención continuada.

Por su parte, el área de Salud Pública ya ha contratado a 22 enfermeras más "y estamos pendientes de completar plantillas en algunos otros perfiles profesionales en los próximos días". Falo ha aclarado que algunas contrataciones ya se han efectuado y otras se van a ir haciendo en breve ya que están "ligadas a que empiecen a salir los especialistas que acaba su residencia la próxima semana".

El director general ha subrayado que se trata de un "esfuerzo importante" que responde a que "necesitamos una atención primaria fuerte que sea capaz de responder al trabajo habitual y más exigente en las próximas semanas para identificar, diagnosticar y hacer un seguimiento de los casos" de la COVID-19.

PERDER EL MIEDO

Falo ha manifestado que esta situación es una "oportunidad para recuperar la normalidad e ir perdiendo miedos", que "nos proporciona momentos para el optimismo y la alegría", pero manteniendo "el sentido de la responsabilidad" porque es "un paso mas, no es el final" ya que "queda mucho por avanzar, con muchas incertidumbres".

Según ha sostenido, además de agradecer el trabajo de los profesionales sanitarios y de todos los que están implicados en la lucha contra la COVID-19, ha querido hacer un "reconocimiento al esfuerzo que todos, como ciudadanía, hemos hecho en las últimas semanas" que ha sido el que "posibilita poder salir de la pandemia como lo estamos haciendo".

Falo ha explicado: "Vamos ganando espacios de convivencia, podemos acercarnos a la gente que más queremos, pero hay que seguir siendo muy cautos en los comportamientos y en la exigencia personal" puesto que "si estamos aquí es porque hemos sido responsables" y "seguiremos dando pasos más consolidados en el futuro, si seguimos siendo responsables".

EQUILIBRIO

El director general ha esgrimido también que con cada cambio de fase "asumimos riegos" ya que significa "que podemos incrementar los casos, pero tenemos que mantener ese equilibrio de dar el paso y el riesgo que hay".

Desde Aragón, ha continuado, "hemos defendido posiciones", con conversaciones que han incluido "muchos aspectos", como la petición de que se permita la movilidad entre provincias dentro de la Comunidad autónoma o con municipios limítrofes de otras, para, al final, llegar a acuerdos "que son corresponsabilidad del Ministerio de Sanidad y de la Comunidad autónoma, que asumimos".

Falo ha opinado que reducir la movilidad "es uno de los sistemas de contener la enfermedad" y, al final, "hay que quedarse con un límite".

Contador